martes 02 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

Una última encuesta, cuyos resultados se publicaron el domingo en este diario, muestra que pese al  infinito  y creciente huracán de escándalos, la llamada 'favorabilidad' del Señor Presidente se mantiene casi incólume. El Señor Presidente sigue siendo 'muy popular'.

Pero como anota un analista político, un cosa es eso y otra muy distinta la gobernabilidad, si por ella vamos a entender algo distinto a 'permanecer en la silla' pase lo que pase.
En las democracias decentes las sillas se pierden ante los fracasos, pues es el costo de la responsabilidad política. Lo vemos  hoy en India, que ante los atentados terroristas, han renunciado el Ministro del Interior y un consejero de Seguridad Nacional.

En Colombia son, por lo general, condecorados y llevados a altas dignidades diplomáticas. La verdadera gobernabilidad, que no tiene mucho que ver con manipulaciones mediáticas y estadísticas, resuelve con eficacia las demandas de la sociedad, los problemas estructurales de salud, educación, infraestructura, de pobreza y miseria, y de participación política. Como la llaman algunos teóricos, se trataría de una gobernabilidad democrática, lejos del autoritarismo,  el mesianismo y la exclusión.

Tuvimos otras encuestas el fin de semana: nuevas marchas contra el secuestro y por la liberación de todos los secuestrados, ojalá como regalo de Navidad. Un evidente fracaso. ¿Por qué? ¿Estamos acaso de acuerdo ahora con el secuestro; no nos interesaron sino los secuestrados importantes?  ¿El invierno y el huracán de escándalos nos tienen muy deprimidos y oprimidos?  ¿Ha crecido la popularidad de las FARC?  ¿Qué pasará, entonces, con el bendito y hasta ahora  maltrecho  Referendo, de cuya recolección y financiamiento de firmas no atina  Luis Guillermo Giraldo convencer a nadie ni rendir cuentas claras, ni a aclarar su relación con DMG?  Como en el caso de las alegres pirámides, también las autoridades muestran  desdén,  tolerancia, a veces indiferencia, y la coalición de gobierno espera agazapada, a ver si al fin pasa esa 'voluntad del pueblo'. Pero el asunto está como el invierno: muy aguado y tiende a diluirse  más.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad