martes 21 de julio de 2009 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

Inició la nueva legislatura, cuyo problema fundamental es la reelección, bien mediante el uso del espurio referéndum o torciendo aun más la Constitución, por medio de un Acto Legislativo. Otros problemas sustanciales van al segundo o tercer plano.

La humareda de la reelección los obscurece por completo, con lo que el tema reeleccionario asume también la función de desviar la atención nacional hacia cuestiones secundarias, tapando o desconociendo los debates importantes. Y con una oposición tan débil y fragmentada, lo probable es que los colombianos sigamos en lo mismo, sin entender lo que significa una Constitución saqueada y desvertebrada, hasta convertirla –como ya se ha dicho- en una Constitución inconstitucional, que autoriza el ejercicio concentrado e incontrolado del poder político.

La nueva legislatura es, pues, una continuación de lo que el Señor Presidente y los filósofos palaciegos han denominado 'Estado de Opinión, última fase del Estado de Derecho'. Una supuesta novísima teoría jurídico política, ya inaugurada por Platón, y expuesta en varios de sus Diálogos, como el Fedro, el Teeteto y la República. Lo expone muy bien la gran pensadora Hannah Arendt en su monumental obra Los orígenes del totalitarismo.

Dice Arendt que 'Platón en su famosa lucha con los antiguos sofistas, descubrió que su «arte de hechizar a la mente con argumentos» nada tiene que ver con la verdad, sino que apunta a opiniones que por su propia naturaleza son mudables, y que son válidas solo «en el momento del acuerdo y en tanto que el acuerdo dura».'

Este es el Estado de Opinión, que persuade y no soborna, que podría ser el aporte de los filósofos palaciegos. Pero la Yidis política y lo que nos cuenta ahora el ex Superintendente de Notariado y Registro, es que sin soborno no hay persuasión que valga. Una cosa era la Grecia clásica y otra la clásica corrupción del cesarismo democrático actual. Los sofistas no eran vulgares culebreros ni el equivalente de eminencias grises cargados de títulos universitarios, que aspiran al triunfo fácil sacrificando la realidad y la verdad. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad