martes 14 de abril de 2020 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Los barones del neoliberalismo aspiran a recobrar –y con creces– la “normalidad”, pero la peste ha obligado a realizar una saludable desaceleración
Escuchar este artículo

En entrevista con Nuccio Ordine, el filósofo francés Edgar Morin, de 98 años y esplendorosa lucidez –El País, 12 de abril– expresa todo su realismo, positivo y negativo, acerca de la pandemia Covid-19. La gran conclusión es la advertencia de caer en un darwinismo social –bien ensayado por los nazis– y en la destrucción del tejido público en sanidad y educación, y la falta de solidaridad internacional. Le preocupa la posición de países como Holanda, Austria y Alemania en la Unión Europea, en donde la posición dominante es la de los banqueros y tecnócratas que ha dañado la conciencia unitaria, “que puede incrementar fenómenos de cierre y angustia: la caza del infractor o la necesidad de un chivo expiatorio...” El neoliberalismo, que ha desmontado el Estado de Bienestar, en detrimento de la casi totalidad de la población mundial, se ha ensañado de manera particular con la salud pública y la educación, hasta convertirlas en meras mercancías, es decir, en moneda de cambio para la obtención de colosales ganancias, convertir hospitales y a escuelas en empresa productivas, hasta llegar a producir desastres desde el punto de vista humano y sanitario. Pero Morin tiene, como siempre, una enorme confianza y hasta fe, en que la crisis del coronavirus lleve a crear y recrear lazos de solidaridad, no tanto de los políticos, sino de la comunidad planetaria de investigadores científicos, de pensadores del bien común universal, que cruce fronteras. Pide prudencia y rigor, puesto que alguien, sobreviviente del siglo XX, recuerda el papel que muchos científicos y filósofos jugaron en el nacionalsocialismo.

Los barones del neoliberalismo aspiran a recobrar –y con creces– la “normalidad”, pero la peste ha obligado a realizar una saludable desaceleración, y el mundo entiende cada vez más las falacias del “desarrollo sostenible” y del crecimiento incesante, y eso es muy positivo; ayuda a sobrevivir la Covid-19, y a la crisis, pronosticada por el BM en una caída de 4,6 % del PIB mundial, negrísimo para América Latina. Y queda abierto el gran debate sobre la educación “on line”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad