martes 12 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

La ferocidad de los ataques contra la JEP –que incluye varios libretos simultáneos, hasta “non sanctos”- deja muy claro que las amenazas de un retorno a la guerra, agravado con las consecuencias de la catástrofe venezolana, si llegare a existir una intervención militar, de la que no podríamos escapar. Por ahora el presidente Duque no da un golpe fatal a la JEP, pues sus objeciones bien pueden llegar al mismo punto del que han arrancado, al cabo de unos cuántos meses. Otra cosa es la amenaza –porque es una amenaza- de una reforma constitucional que puede llevar a su supresión. Los fundamentos jurídicos políticos de las objeciones presidenciales son débiles y hasta deleznables, y el bien supremo e la paz ha desaparecido por completo. El Congreso tiene la última palabra, que estará determinada por sus intereses egoístas, más en estos tiempos preelectorales. Pero es también la oportunidad de los electores para incidir en las decisiones futuras.

Lo mínimo que podemos exigir es una discusión abierta, transparente y clara para no repetir la andanada de noticias falsas que rodearon el referéndum sobre el proceso acordado en La Habana, movimientos que ya están en marcha por lo que se publica y oye en los medios. Por desgracia la mentira política, la mala fe, la falsedad y la falsificación están en auge en el mundo entero, y nosotros no somos la excepción. ¿Qué tanto los colombianos vamos a poder sobreponernos a semejante mal? No es tanto un problema de ser mejor o peor educados, pues los mejores educados también han sido engañados, como por ejemplo los británicos con su bendito “brexit”. No tenemos más remedio que consultar diversa fuentes creíbles, serias y responsables. Y no es que la JEP sea intocable, pero otra cosa es pretender romper la espina dorsal al proceso de paz, sumado a los constantes incumplimientos, demoras y desidias de lo pactado entre el Estado colombiano y las Farc. La receta no puede ser más violencias, más conflictos sino la superación de los horrores.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad