martes 28 de abril de 2009 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

La pregunta es: ¿la moral pública y la ética de la responsabilidad política  en Colombia se vaporizaron? ¿Han existido acaso alguna vez o hemos llegado ya a límites intolerables para el mantenimiento de una República decente? Pues vivimos una cadena interminable de escándalos que por sí mismos constituyen un engranaje o sistema de hacer la política, de concebir al Estado.

No se trata de 'casos individuales' ni de 'manzanas podridas', sino  de un canon o patrón de conducta que cada día atrapa más a los colombianos, puesto que al final todo está justificado, como señalan las encuestas sobre el último escándalo de los Hijos del Ejecutivo. Sumado a los 'falsos positivos'  -¡qué cosecha de eufemismos!-  y al uso arbitrario de la ley o la ley como arbitrariedad –como el referendo reeleccionista, cuyo texto el Primer Magistrado de la Nación dijo que puede ser cambiado- , nos ponen  en situación de una descomposición moral generalizada.

Hasta Maquiavelo en el infierno  estará escandalizado. Y también Montesquieu. Porque una cosa es 'hacer lo que sea necesario' para salvar la República y otra muy distinta el abuso dictatorial y tiránico del poder para el beneficio familiar, personal y de los sectores siempre privilegiados del país.

La supuesta ética del 'todo se vale' ha cooptado no solo amplios sectores del Estado sino de la sociedad, ha rebasado y  ridiculizado la antigua ética de principios o de convicciones, que la sociedad moderna, al decir del sociólogo Max Weber, reemplazó por la ética de la responsabilidad política, en la que los fines generales de la ciudadanía y del Estado están por encima de la codicia, la corrupción y el aprovechamiento privado de los bienes e intereses públicos.

Todo parece muy legal, los abogados han hecho –dicen- un trabajo impecable, pero la moral, la ética han sido pisoteadas. Varios analistas económicos han calculado la cantidad de billones, que por arte de birlibirloque jurídico ha sido transferido a manos privadas. La consigna es: '¡Tenemos que hacer lo que tenemos que hacer!'.  Lo demás es moral para idiotas y rezanderos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad