martes 15 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Queda una estaca muy bien clavada que ensombrece el futuro político del exgobernador y de toda la campaña que se avecina.
Escuchar este artículo

Después del entrampamiento de la fiscalía de NHM, para sabotear el acuerdo de paz firmado entre el Estado colombiano y las Farc-EP y desprestigiar, y aun destruir la JEP y la Comisión de la Verdad, que terminó en un burdo y vulgar fiasco, según lo publicado -y no desmentido- por Noticias Uno, ¿en qué queda la credibilidad en esa institución? Y dicen que con ayuda de la venerable DEA. Encantador que todo se aclare - pero ¿quién lo va a aclarar? - y los responsables, al menos los nacionales, paguen por sus aberrantes ilegalidades. Nos queda ahora también la sospecha sobre las investigaciones y señalamientos de la Contraloría General sobre el “affaire” Hidroituango, en donde la artillería pesada, al menos en los medios, va dirigida contra el posible candidato Sergio Fajardo. Queda una estaca muy bien clavada que ensombrece el futuro político del exgobernador y de toda la campaña que se avecina. Tanto Petro como Uribe reciben todo este batiburrillo encantados, y hacen cuentas de que la historia si se repite, y el amplio espectro alrededor del centro queda, por ahora, al garete, pero no desaparecido. En su entrevista con los tiburones de Los Danieles, Fajardo se mostró firme, coherente y sin titubeos; dispuesto a enfrentar con mucha solvencia moral y ética, todo lo que se tenga que aclarar sobre el proyecto Hidroituango. El proceso es tan complejo, que bien pueden pasar dos o tres presidencias sin que se aclare nada. Puede que esa sea la estrategia, y al final el único culpable sea el río Cauca por estar ahí.

Mientras tanto NHM, vio barajada su pretensión de largarse a la embajada en Madrid, en donde nuestros coterráneos ya temblaban ante semejante dragón, que reemplazaría a esa gran dama de la diplomacia que ha sido Carolina Barco. ¿Algún imperceptible parpadeo desde La Moncloa? Secretos de la diplomacia.

Post scriptum. Trump se despide a lo grande: acelerando condenas a muerte, y como si estuviera en Potsdam, regalando el Sáhara Occidental a Marruecos, a cambio de que restablezcan Relaciones con Israel. Sirvió para que la ONU despertara.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad