martes 09 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Y como van las cosas, en poco tiempo Minhacienda hará los números del Banco de la República, pues ya el asalto y destrucción del espíritu constitucional de independencia del Banco ha quedado consolidado
Escuchar este artículo

Hay hechos recientes que confirman el talante de Estado burlesco, con aires de familia fascista, que caracterizan el estilo de gobierno del joven Duque. Parece que los asesores de imagen y sonido han recomendado aumentar los decibeles en sus intervenciones públicas, y ya casi no hablan, sino que gritan, para intimidar a las almas piadosas; y los asesores lingüísticos parecen recetar el uso y el abuso de los eufemismos y la neolengua para denominar situaciones de extrema gravedad. Por ejemplo, las masacres no existen, sino homicidios colectivos, casi siempre de líderes sociales, defensores de derechos humanos y excombatientes que han firmado un Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y ellos.

Y como si fuera poco, todos los entes de control constitucionales han claudicado en algunas de sus funciones básicas, y la Fiscalía se alza con la tarea de definir quién es líder, defensor o excombtiente, y hacer las estadísticas oficiales. No es un problema tan simple, sino que encierra un profundo sentido de manipulación y de falseamiento de la realidad. Por lo menos que las haga el DANE. Y como van las cosas, en poco tiempo Minhacienda hará los números del Banco de la República, pues ya el asalto y destrucción del espíritu constitucional de independencia del Banco ha quedado consolidado con los recientes nombramientos a dedo que ha hecho el presidente. Podrá ser muy legal, pero desconoce una de las máximas conquistas de la historia moderna de la teoría política “El espíritu de las leyes” de Montesquieu; y hay muchas cosas más que avergonzarían al noble barón, como el abandono progresivo del principio democrático por excelencia, la división de poderes; por eso el joven Duque no tiene reparos en visitar a la Corte Constitucional para explicar no sé qué cosas de las vacunas; o gritarle en público a la JEP cómo quiere que juzguen y castiguen a los exmiembros del secretariado. Y en nuestro Estado burlesco también preocupa el eje mediático que se configura entre Semana, RCN, El Tiempo, pues la salida de Pombo no es tan inocente como parece.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad