martes 02 de junio de 2009 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

Mientras el país político está  centrado en el monotema de si debe o no haber reelección, los problemas nacionales crecen como  espuma. Casi sin excepción, los políticos miran para otro lado.

Dos problemas en medio del maremágnum, han  sido  comentados en los últimos días. Uno es  la situación de hambruna que viven amplios sectores de la población colombiana, que conforman una verdadera  geopolítica del hambre, con Chocó a la cabeza, que también  encontramos  en  grandes ciudades colombianas. No hay que ir, pues, al África subsahariana.

Dicen que cinco mil niños mueren de hambre al año y cientos de miles no alcanzan a morirse y deben soportar algún par de décadas padeciendo todas las limitaciones de una vida que no puede llamarse humana, es decir, sin ninguna dignidad  y en donde los Derechos Humanos no existen. Son los condenados de la Tierra, como en los años sesenta los llamara Franz Fanon. Son los excluidos de la sociedad, que ni siquiera tienen registro civil, por lo que no existen para el Estado.

Y el otro problema tiene que ver con una población joven que alcanza a educarse e ingresar a la universidad. Dice una investigación reciente de la Universidad de los Andes, que el 48 por ciento no termina sus estudios; y la causa fundamental es la pobreza, que no les permite pagar las matrículas, sostener el nivel mínimo de vida estudiantil, ni mantener el  nivel académico que les dé permanencia en los claustros, dada su precaria preparación en la educación básica.

La discriminación y la exclusión por la pobreza, opera como infame mecanismo de selección de los privilegios a la hora de acceder a los estudios superiores, en una de las sociedades más desiguales del mundo como es Colombia. Las anteojeras del monotema  reeleccionista no permiten ni a los que quieren perpetuarse en el poder ni a los que pretenden ser opción de gobierno democrático, presentar una propuesta decente que comience a atacar de raíz los problemas crónicos que amenazan con hacernos perder un nuevo siglo. ¿Hasta cuándo?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad