martes 02 de julio de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

El campo es el lugar en el que se ha realizado la más absoluta “inhumana conditio”, en la que según Hannah Arendt –citada por Agamben- “todo es posible”.

A Donald Trump también le parece “muy horrible” la fotografía del hombre ahogado con su hijita al intentar atravesar el río Bravo. No le parece horrible el enorme espacio de la frontera entre Estados Unidos y Mexico, que es una nueva edición de lo que en ciencia política se denomina un campo, primero de concentración, y después de muerte. Ya lo han dicho muchas voces del mundo político estadounidense, o la simple opinión pública ilustrada o bien informada. Y hasta convertir a todo México en un enorme campo de contención de las mareas de inmigrantes, para lo cual ya ha doblegado y chantajeado al populista presidente AMLO; y por supuesto han aparecido voces muy indignadas por que se haga semejante comparación con los campos nazis, o muchos otros campos que han existido en la historia mundial, en especial en tiempos de guerra y de genocidio.

De la mano de Giorgio Agamben –uno de los más relevantes teóricos políticos contemporáneos- es legítimo y necesario preguntarnos ¿qué es un campo? De los nazis a hoy día ha habido muchas transformaciones de los campos reales y de las teorías jurídico políticas que intentan explicarlos; pero una cosa es clarísima: el campo es el lugar en el que se ha realizado la más absoluta “inhumana conditio”, en la que según Hannah Arendt –citada por Agamben- “todo es posible”, en donde la política y el derecho han sido eliminados y sustituidos por la biopolítica, la vida vegetativa, y el exterminio, sin ningún cargo de consciencia, se lleva a cabo, y en donde el mal ha sido banalizado y trivializado, o convertido en “virtud patriótica” como confesó Adolf Eichmann en el juicio de Jerusalem.

Los horrores cometidos –y que se cometen en muchos lugares- son terroríficos y llenan de indignación y miedo; pero nuestra reflexión –dice Agamben- debe abandonar toda hipocresía, y concentrarse en investigar y denunciar los procesos jurídicos y los dispositivos políticos, policiales y militares que permiten la negación de la “humana conditio”, es decir de todos los derechos fundamentales.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad