martes 22 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Toca asustar a la gente, dicen que decía el comandante nazi Hermann Göering; y agregaba que no era una invención nazi; un populacho aterrorizado, es un populacho vulnerable y obediente.
Escuchar este artículo

El panorama electoral pasa de gris a negro. Trump reconoce, en el libro devastador del periodista Robert Woodward, “Ruge”, que ha mentido -siempre ha mentido en cantidades industriales-, puesto que él, alma piadosa, quiso evitar el pánico. Y acto seguido, explaya su conducta de promotor presidencial del virus; un engaño deliberado. Paul Krugman, Nobel de economía, ha escrito en el NYT: “Es un error decir que Trump gestionó mal la covid-19; fue inmoral, rayando en lo criminal.” Lo denunció también el candidato demócrata Biden; y no es un simple problema de campaña. Trump “no quería el pánico”, pero siguió adelante con su ritual del miedo. Toca asustar a la gente, dicen que decía el comandante nazi Hermann Göering; y agregaba que no era una invención nazi; un populacho aterrorizado, es un populacho vulnerable y obediente.

En reciente conferencia (reseñada en “Página 12”) Noam Chomsky, el gran lingüista y humanista estadounidense, que a los 91 años no para de agitar el pensamiento crítico, ha puntualizado que estamos en un momento de confluencia de distintas crisis muy fuertes y sin fronteras: catástrofes ambientales, amenaza de guerra nuclear, la pandemia covid-19 -y las que vendrán-, la destrucción de la democracia, que puede llevar a un riesgo inminente de guerra civil en Estados Unidos. “Una posible reelección de Trump -dice- sería una crisis final, terminal....”, que nos pone al filo de la medianoche, a la extinción. No es ningún alarmismo, hay que examinar todo el desmonte de las políticas del control de armas y el desarrollo de otras más peligrosas, la disminución de protecciones contra amenazas de guerra nuclear, de destrucción del medio ambiente, el racismo, la xenofobia, el supremacismo, la misoginia, que pretende disimular si nombra casi sobre el cadáver tibio de la muy respetada y admirada magistrada Ruth Bader Grinsburg, otra magistrada, ojalá con ancestro cubano, para ganar Florida, una conducta inaudita que muestra una vez más la pasta de la que está hecho Trump. Todo vale. Tal vez sea evidencia de sus dudas y debilidades ante las elecciones del 3 de noviembre.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad