martes 05 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

En plena revisión oficial de nuestra historia –¿cómo se estará reescribiendo la de Venezuela?-, en especial la que tiene que ver con las décadas del conflicto armado interno y el proceso de paz, se empeña el partido de gobierno en aplicar fuerte censura al texto del Plan Nacional de Desarrollo, de manera que toda palabra, expresión o proyecto que haga mención de ellos –o que no les cuadre con su ideología- sea borrada o cambiada por eufemismos. Y hasta incluyen proclamas que exaltan el heroísmo del “presidente eterno”. Borrar huellas es una de las consignas para manipular la memoria o negarla; o si es necesario, destruirlas, como ocurrió con el edificio Mónaco, la casa de Pablo Escobar en Medellín. A turistas o devotos del “Patrón” que visiten el futuro parque les dirán que es importante porque ahí quedaba la casa de Escobar. ¿Qué hicieron las potencias vencedoras con los campos de concentración y exterminio de la Alemania nazi? Se conservan como memoria de los horrores que no deben volver a ocurrir jamás; y en muchos países se han erigido monumentos o museos consagrados a la memoria del Holocausto, que por supuesto existió, aunque algunos son capaces de negarlo, o convertirlo en un simple accidente irrelevante en la historia de la humanidad. ¿Por qué Botero no permitió que sus esculturas dinamitadas fueran restauradas? Forman parte de la memoria de la ciudad y del país, de la guerra contra el narcotráfico. ¿Van a pavimentar la escultura “Fragmentos”, de Doris Salcedo, construida con los fierros de las armas de las Farc? ¿Repetimos el conflicto?

La casa natal de Hitler en Braunau am Inn, persiste en medio de polémicas. Una enorme piedra a la entrada advierte: “Por la paz, la libertad y la democracia. Nunca más el fascismo. Millones de muertos nos lo recuerdan”. Entonces ¿tumbarla o no?

En 1977, Yeltsin ordenó demoler la mansión Ipátiev, en donde hace 101 años los bolcheviques asesinaron a la familia imperial Románov. ¿Presagio del derrumbe de la URSS?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad