martes 11 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

El miércoles 5 de noviembre el mundo amaneció en 'estado de Gracia santificante'. Barak Obama, el demócrata, el descendiente de negros –y de blancos- había ganado la Presidencia del Imperio.

Los gringos no tenían, en absoluto,  otra alternativa después del desastre no sólo de Bush, sino de la política republicana, tomada por asalto por la ultraderecha del mundo representada en los neocons, en los halcones que arrebataron –usando medios democráticos-  la Casa Blanca y se dedicaron a saquear su propia sociedad y al mundo entero.

La gran prensa ha presentado la victoria de Obama como el inicio de un nuevo milenio, como el Presidente que reivindicará no solo el honor perdido de la gran nación americana, sino a los débiles del mundo.

Muchas cosas cambiarán, y ya están cambiando, si no, ¿cómo explicar la supuesta metamorfosis de Nuestro Señor Presidente, ahora campeón de los DD.HH., cuando horas antes de la victoria de Obama descalificaba a Human Right Watch y recibía el escandaloso informe de la Alta Comisionada de DD.HH de la ONU?  Y a renglón seguido purga a su amado Ejército, con la teoría inaudita de las manzanas podridas o las responsabilidades individuales, como si no se tratara de una crisis del sistema, de la doctrina, del 'régimen',  como diría Álvaro Gómez Hurtado.

El problema del 'estado de Gracia' obamaciano es cuánto va a durar y hasta dónde será creíble.  Si el 21 de enero Guantánamo no es desmantelado y devuelto a los cubanos, y el ignominioso e inútil bloqueo levantado y compensado; si las tropas no empiezan a regresar de Afganistán e Iraq;  si no emprende una solución  real en Medio Oriente; si no empieza a meter a la cárcel a las mafias de Wall Street –que alegres se embolsan  los 700 mil millones del último regalo de Bush mientras los pobres expropiados con las hipotecas subprime, siguen en el asfalto, el 'estado de Gracia habrá terminado. ¿Seguirán  los falsos positivos, los crímenes de Estado?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad