martes 20 de abril de 2010 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

¿Quién acosa y por qué al juez Baltasar Garzón? La ultraderecha franquista, que viste los más variados trajes en la monarquía constitucional y democrática española, después de la muerte del Generalísimo.

Es cierto que existe una Ley de Amnistía y que el juez ha decidido reinterpretarla, pues los tratados internacionales suscritos por España no están por encima de la jurisdicción universal. Lo que importa es conocer todas las facetas de la verdad, tener las memorias que puedan subsanar de tajo todas las heridas de la Guerra Civil, como  han hecho otros países frente a  crímenes de la II Guerra Mundial. Alemania con los judíos,  Rusia estalinista con  los polacos,  Argentina frente a la dictadura militar de los años 70 del siglo pasado. El Tribunal Supremo dice que Garzón ha prevaricado,  Tribunal presidido por un antiguo (¿?) falangista. Muchos de los actuales diputados y senadores fueron militantes de la falange y practicaban todos sus rituales, juramentos y vestían todos sus uniformes. ¿Cuántos nazis pudieron hacer lo mismo después de la guerra? Ninguno.  En España no hubo Tribunal de Nüremberg, sino  dictadura triunfadora y cruenta de 40 años. Por eso el poder político profundo español no está en condiciones de tolerar las pretensiones del juez Garzón. ¿Quiere Garzón ultra soluciones,  fórmulas infalibles que conviertan  un problema en irresoluble, soluciones extremas que provoquen caos? No lo creo. Garzón quiere una verdad más completa, que existan en España dos memorias reconocidas: la de los triunfadores con todos sus crímenes, y la de los vencidos, también con todos sus crímenes. Que haya cero impunidad. Como insinúa Jorge Semprún –octogenario súper viviente de muchas guerras- , que haya una memoria compartida, que implica reconocimiento por la democracia de las víctimas de ambos bandos. En el campo de Buchenwald mataron y torturaron los nazis y luego los estalinistas. En Katyn, los estalinistas mataron a toda la oficialidad polaca y culparon hasta hace poco a los nazis. La cúpula del gobierno polaco  acaba de morir en accidente aéreo  cuando se dirigía a Smolenks a una ceremonia conmemorativa conjunta de esa infamia. Es necesario sanar las heridas conociendo esas dos memorias. El caso Garzón ilustra lo que podría pasar en Colombia si persistimos en la impunidad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad