martes 19 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Para Joseph Stiglitz, hay dos resultados palpables: el debilitamiento de las democracias, y su reemplazo por autoritarismos, y la precarización de la sociedad.
Escuchar este artículo

Muchos buscan las razones exactas y profundas que justifiquen o expliquen la protesta del próximo jueves 21 de noviembre.

Unos no las encuentran. Para otros, es Satanás. Y para el gobierno, es mentira, y se garantiza lo que tiene que garantizar, la protesta pacífica, y suelta un sartal de advertencias contra los posibles violentos, muchos de los cuales amenazan con el uso abierto y descarado de la violencia.

Lo más seguro es que la habrá y Caballero en su última columna invoca la famosa sentencia de Cicerón: “Cui prodest?”, es decir, aquel que resulte beneficiado de un crimen o delito, ese es su autor. ¿A quién beneficia la violencia en la protesta?

Hay protesta en muchos lugares del mundo, por razones que hasta los ciegos pueden ver.

Existe una gran cadena del ser de las protestas globales. Guy Standing –El País– afirma que: “En un país tras otro el Estado está en manos de funcionarios y políticos seguidores del neoliberalismo, que conduce al desmantelamiento de las instituciones de seguridad social y el saqueo de los bienes comunes”.

Y ello conduce al resentimiento, las protestas, las rebeliones contra las políticas e instituciones nacionales e internacionales que las promueven, bajo el signo de la lucha contra la corrupción; y que por tanto, otro mundo puede ser posible.

Colombia no es Bolivia ni Chile, pero estamos bajo el paraguas de la gran crisis que afecta al mundo después de 40 años de neoliberalismo -que no de liberalismo-, pactado en 1947 por la Sociedad Mont Pelerin; y este no es un invento del Foro de São Paulo.

Para Joseph Stiglitz – Nobel de Economía–, hay dos resultados palpables, que hasta los ciegos pueden ver y los sordos oír.

Estos son el debilitamiento de las democracias y su reemplazo por autoritarismos, así como la precarización de la sociedad, y por eso se protesta.

“El único modo de salvar el Planeta y la civilización –dice– es un renacimiento de la historia, de la Ilustración.... y honrar sus valores de libertad, respeto al conocimiento y la democracia”. Saber o no saber. Esto es algo más que mal gobierno.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad