martes 17 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

Iba a escribir sobre los parademócratas, a propósito de cierto alcalde del municipio más rico y conspicuo de México, que bajo el paraguas del discurso demócrata ejerce paramilitarismo como copiado de Colombia. Dice el analista mexicano Sabino Bastidas que los parademócratas 'son políticos que actúan en la democracia y desde la democracia en contra de la democracia.

' Son simuladores de democracia y disimuladores de autoritarismo. Pero aparecieron unos conjueces del CNE que no hicieron bien la tarea y ahí fue Troya. No sé si la hipocresía, la doble moral, la cobardía o la ineptitud, llevaron al CNE a nombrar a esos tres pares conjueces. Un liberal, un conservador y otro de Cambio Radical. Si se trataba de una farsa publicitaria, el tiro salió por la culata, y rompió las vestiduras en la confabulación gobiernista. Escándalo mayúsculo porque tiene talante de traición o de resquebrajamiento de la unidad monolítica de la confabulación. Que el liberal vote en contra, es entendible, pues juega a la oposición; que el conservador vote en contra jugando a la neutralidad neutral –que no existe- es deshonesto y que Cambio Radical vote en contra, es pecado de leso uribismo. Los pobres conjueces, que trabajaron en derecho –ante pruebas incontrovertibles e irrebatibles- y no en politiquería fascistoide, ordinaria y vulgar, pasaron de posibles héroes a horripilantes villanos. Muy grave contradecir a una confabulación que gobierna simulando democracia, invocando al 'pueblo', a la 'voluntad popular', en Estado de Opinión, en donde la ética es la ley y la ley el éxito. ¿O son atribuibles al 'pueblo' todos los vicios, ilegalidades y tropelías del grupito picaresco que gestionó un referéndum espurio? El país vivió un momento de euforia y alegría en medio de la atmósfera pestilente del autoritarismo y la corrupción al conocer la decisión de los conjueces. La confabulación está segura de triunfar, aun en medio del nuevo escándalo del RUNT, en donde AIS palidece. ¿Quiénes son sus dueños de carne y hueso? ¿Montamos otra Moción de Censura contra el Ministro de Transporte, bien merecida por toda su catastrófica gestión, y otra más al Ministro de (des)Protección Social? Aun a riesgo de que salgan condecorados por la confabulación, como sucederá en Agricultura, deberían hacérselas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad