martes 21 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

Golpes bajos a la institucionalidad proponiendo una Constituyente a la medida de los que se sienten incómodos con la verdad, la justicia y la reparación.

Hay que tomárselo muy en serio aun cuando tenga apariencia de culebrón, en donde la simulación no logra disimular las verdaderas intenciones. Todo el “affaire” Santrich y la truculenta renuncia del Fiscal General –por su “devoción a la democracia”- , es un ataque frontal y masivo a lo que llamamos “opinión pública”, y cada quien tiene la que necesita; pero hay una opinión moldeada por los medios, y a esa opinión se dirigen los misiles envenenados para descoyuntarla e intentar imponer –o influir- una decisión política tomada de antemano; y es curioso que con la misma lógica funcionen los atentados terroristas. Por culebrón que parezca, la advertencia, el daño y la amenaza están causados, y el telón de fondo añorado quedó clarísimo: la idea recurrente a la “situación excepcional”, que también puede llamarse ley marcial, Estado de sitio o de guerra o de conmoción. Es un recurso legal y legítimo de todo Estado. El problemilla es quién lo usa, con qué propósitos, pues se trata de una supresión de la democracia sobre bases democráticas, como bien teoriza Carl Schmitt.

Que un fallo de la JEP –sin haber agotado los recursos legales- haya impulsado a actores políticos enemigos del proceso de paz a proponer “estados de excepción” es un exabrupto, muy preocupante, puesto que ha sido propuesto o insinuado en más de una oportunidad en los últimos meses, no solo por decisiones judiciales sino del propio Congreso, como en el caso de las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria e la JEP, cosa, además, ya juzgada por la Corte.

Golpes bajos a la institucionalidad proponiendo una Constituyente a la medida de los que se sienten incómodos con la verdad, la justicia y la reparación.

¿Tienen la asesoría e Maduro y sus socios? Tanto hablaron de “castrochavismo” que van de “uribechavismo”.

En “El cementerio de Praga” –toca releer a Eco- , un espía que se mueve por las cloacas de París reniega de haberse convertido él mismo en cloaca; son los riesgos del oficio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad