martes 16 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Palabras Inútiles

Si bien la inercia política es la ganadora del domingo, pues el juego entre fuerzas y contrafuerzas no hace cambiar el sistema de decisiones políticas, hay grandes lecciones que podrían cambiar hacia el futuro los comportamientos políticos.

Era de los que creía –hasta el domingo por la noche-  que si los colombianos no pasábamos una cuenta de cobro a todas las arbitrariedades y tropelías que han ocurrido en los últimos ocho años, entonces deberíamos cambiarnos de Planeta. Ante los resultados, un Arca de Noé cósmica debe abrir inscripciones; pero tal vez sería un fracaso, pues no hay que olvidar que somos uno de los países más felices de la Tierra. Entre las lecciones, queda claro que el sistema de votación debe ser cambiado por algo más práctico, que impida la renovada y grande cifra de los votos nulos, que sumados a la abstención –que ronda el 60%- , no son males menores. Otra lección es que los escándalos, la corrupción, la politiquería y la parapolítica, siguen inconmovibles, garantizando el reinado bicentenario de las estructuras clientelistas y los cacicazgos. Los costos de las campañas –con excepción de partidos como el 'Verde', el Polo, la de Fajardo, por ejemplo-  han sido de escándalo, lo que constituye  indicador objetivo del tamaño de la corrupción. Aumenta el trabajo del poder Judicial y otros órganos de control para castigar a los trasgresores. Inquietante e inesperado ha resultado –mejor,  el no resultado, hasta ahora- la consulta del Partido Conservador. Nos sabe mal a todos lo ocurrido. La definición por Noemí o por Uribito,  cambia en mucho el mapa de las presidenciales. Puede marcar una división del partido, y por tanto la pérdida segura del sillón presidencial, que le araña los talones, como dicen ahora. ¿Es lo que quiere la U? Partidos reencauchados como el PIN, pueden convertirse en grandes electores a la hora de las componendas uribistas. Un partido Conservador dividido, abre también posibilidades al partido Liberal, si logra coaliciones importantes con el Polo, Cambio Radical, el emergente 'Verde' y facciones conservadoras. ¿Y Fajardo qué? Sin duda, pese a la derrota legislativa, también juega. Las presidenciales no son una copia al carbón de las legislativas; y el nuevo gobierno no será un Uribe III en la sombra.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad