martes 19 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Palabras inútiles

La peste también ha hecho más evidentes otras pandemias crónicas, como la desigualdad y el hambre, problemas que hace décadas han debido desaparecer de la faz de la Tierra
Escuchar este artículo

La covid-19 muestra que las teorías de la prolongación de la vida humana –hasta hacerla casi eterna– es una vana pretensión, y lo mismo pasa con la “inteligencia artificial”, con la robotización generalizada, con los llamados “cyborg”, que han hecho soñar mal a los que creen que puede prescindirse de los trabajadores de carne y hueso para mover la economía y la sociedad. Pues sería una enorme felicidad regresar al Edén, sin pecado original, y no trabajar, si existe una renta universal que asegure la vida decente de todos. Pero esto no es utopía ni distopía. La covid-19 también ha llevado a la reivindicación de “lo inútil”, como la filosofía, las ciencias sociales, el arte y la literatura, no como simples adornos de la “cultura”, sino como conocimiento y sabiduría, para entender lo que somos e intentar resolver nuestros problemas no solo trascendentales sino cotidianos.

La educación es uno es los campos más llamados a reconfigurarse, y la peste tal vez ayude de manera definitiva. No se trata de tabletas y ordenadores para todos, que es lo fácil. Es un problema de mentalidad, comenzando por sacarla de la mercachiflería, que las instituciones educativas dejen de ser productoras de mercancías, el profesorado una “clase” burocratizada y los estudiantes unos simples clientes. La educación como debe ser; digna y universal.

La peste también ha hecho más evidentes otras pandemias crónicas, como la desigualdad y el hambre, problemas que hace décadas han debido desaparecer de la faz de la Tierra, si se gastara e invirtiera en lo que toca, por ejemplo en erradicar enfermedades, en eliminar el hambre, en tener sociedades menos desigualitarias. Calculan que el 2,2 % del PIB mundial se invierte en armas. No es un problema de anticapitalismo, sino de justicia y decencia, en donde los Estados deben ir por sus fueros de Estados de bienestar.

Post scriptum. “Perfil, perfilamiento”. Nuevos eufemismos para justificar delitos de Estado. Como “falso positivo” o “manzanas podridas” Los eufemismos no son inocentes Parecen sacados de un nuevo “Diccionario del Diablo”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad