martes 07 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Palabras inútiles

El gobierno no debería seguir dando aparentes palos de ciego, que lo presentan ante propios y extraños, como un gobierno errático

No por nada el máximo pecado –y el máximo castigo- establecido por Dante en el Infierno es el de la traición: los traidores a los parientes, a la patria, a los anfitriones y a los benefactores. En la sima se encuentra el mismísimo Lucifer acompañado de Judas Iscariote, Bruto y Casio. El Infierno, el lugar en donde se “sienten el hedor del pecado, el hedor del castigo”, como lo percibe Borges. Hoy, por supuesto, nadie se conmueve con el universo dantesco, puesto que los lugares descritos no existen en la realidad concreta, pero la narración de la Comedia no ha perdido vigencia en la interpretación de los actos humanos, después de más de siete siglos.

Lo actuado en el Senado de nuestra República, la semana pasada, es dantesco, no solo por las traiciones, sino por las enormes consecuencias de esas traiciones, que van en la dirección de fomentar no solo futuros conflictos armados sino de encubrir la verdad necesaria para la reparación y no repetición de los crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Es obvio que pueda haber críticas a la ley estatutaria de la JEP; pero otra cosa es perseguirla con saña, aun a costa de desconocer la cosa juzgada de la Corte Constitucional. Los enemigos encarnizados de la JEP sufren ante todo de un miedo cerval al conocimiento de la verdad, y tal vez pretendan salir limpios de asuntos sucios, aun a costa de lavarse con más agua sucia, y con una inconmensurable perfidia. No se trata de venganzas, se trata de cerrar profundas heridas históricas.

El gobierno no debería seguir dando aparentes palos de ciego, que lo presentan ante propios y extraños, como un gobierno errático, que en ocho meses no logra consolidar una brújula creíble; porque el problema termina en que le va mal a todo el país, sobre todo, a los que siempre les ha ido mal.

Post scriptum. “Desde luego yo no puedo decir si mejorará cambiando, pero al menos puedo decir que tiene que cambiar para mejorar.” G. C. Lichtemberg.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad