sábado 10 de noviembre de 2018 - 12:01 AM

Estamos trabajando para el país que somos, no el que queremos ser

Escuchar este artículo

Una revisión cotidiana de la actividad de los empelados parece sacada de una tragicomedia: Gastan tiempo, inusitadamente alto, en los disfraces del 31 de octubre. No olviden el tiempo “invertido” en el amigo secreto, y en el día de la secretaria. Y dónde me dejan los permisos para llevar a los hijos a las actividades extracurriculares, eso sí en medio de la semana hábil, al colegio. El día lúdico, el día de integración con los papitos y las mamitas. El día del abuelo es otro que se debe hacer un martes, en el horario de 10am a 4 pm, así que ni modo de trabajar.  Visito, por temas laborales, varias entidades del Estado y quedé pasmado cuando vi que a lo largo de una semana, todos los días, los empleados oficiales gastaban prácticamente todo su tiempo en arreglar las oficinas para el festejo del 31 de octubre.

Hablando con un amigo, presidente de una empresa privada, le comenté mis cavilaciones sobre la cantidad de horas que efectivamente se trabaja en Colombia, y cómo la productividad era muy baja. Le advertí que lo decía de manera intuitiva, que no tenía mayor información al respecto. Él lo confirmó. Había querido implementar una jornada de cuatro días laborales, para estar acompasado con la casa matriz que quedaba en California. Leí, pues, los estudios provenientes de Estados Unidos y vi como los empleados dispararon la productividad trabajando cuatro días a la semana. Mi amigo ejecutó un plan piloto y casi se quiebra.  La razón, me dijo, es que de las 8 o 9 horas laborales, trabajamos menos de 6. Es decir que 2 o 3 horas se van en nada. Perdiendo el tiempo, decía mi abuela. Ya es hora que, y lo digo enserio, todos empujemos en la búsqueda de una eficiencia empresarial, hacia una mayor productividad de los empleados. El capital es esquivo y sin corazón, y ante la menor duda, se fuga. Las grandes empresas, atacadas por los impuestos altos, por la pésima movilidad de sus mercancías, por la inseguridad en las vías y la poca o nula certeza jurídica en los negocios hace que los empresarios se quieran ir. Si a eso se le suma una productividad de casi cero, la cosa no mejora. Ya lo piden los sindicatos que el salario para el año entrante tenga una fuerte alza. Y así debe ser, pero no habrá alza significativa si la productividad laboral sigue así de baja. Según Fedesarrollo, el crecimiento de la productividad laboral ha sido casi cero y a veces ha decrecido... un trabajador gringo es 4,5 veces más productivo. Un alemán trabaja 35% menos tiempo, y es 700% más productivo . ¿Alguien sabe la razón? Yo no, pero me gustaría saberla.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad