Publicidad

Felipe Zarruk
Sábado 13 de enero de 2024 - 12:00 PM

Ahí están Parreira, Zagallo y Falcao, ¡entrevistálos!”

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

El viernes 23 de julio de 2004 me encontraba cubriendo la Copa América de Perú y salí a comer con algunos amigos y compañeros de labores en RCN. Nos dirigimos a un restaurante donde vendían un ceviche espectacular y luego de la cena regresé al Hotel Meliá Lima en la Avenida General Salaverry para descansar, ya que el domingo se jugaba la final del certamen continental entre los seleccionados de Brasil y Argentina. Me disponía a buscar el ascensor para llegar a la habitación que compartía con mi compadre Mike Fajardo, cuando de pronto escuché un grito que provenía desde una sala cercana al piano que tocaba con maestría un muchacho contratado para animar la fría noche limeña.

Era el maestro Iván Mejía quien llamaba y me invitó a sentarme junto a él, para conversar un rato. Mientras nos tomábamos un vino, recordé que no tenía una foto con él. Luego de la foto me habló casi al oído: “Ahí en la sala de al lado están Parreira, Zagallo y Falcao, si tenés la grabadora, andá a entrevistarlos” dijo en su marcado acento valluno. Saqué la mini grabadora de la chaqueta azul que vestía aquella noche e ingresé a la pequeña sala con tres sofás que rodeaban una mesa de madera. Estos genios respondieron mi saludo e inmediatamente se percataron de que yo era periodista, ya que llevaba colgada la credencial.

Pedí una foto con ellos y el primero que se levantó fue Mario Jorge ‘Lobo’ Zagallo. En septiembre de 2003 un fotógrafo de El Heraldo había captado una foto de él conmigo, días antes del partido que Brasil le ganó a Colombia en Barranquilla por las eliminatorias al mundial de Alemania. Parreira me invitó a sentarme a su lado, entre él y uno de los mejores volantes de la historia del fútbol brasileño y mundial: Paulo Roberto Falcao. Pregunté si era posible hacer una entrevista y los tres accedieron sin problema. Me parecía increíble que unos señores que habían ganado todo con el ‘Scratch’ y sus equipos, me atendieran de una manera amable y cordial.

Solo bastaron tres preguntas, debieron ser más, pero las que consideré importantes, las pude hacer. A Zagallo le interrogué por ese equipo maravilloso que ganó la Jules Rimet en México; habló de Pelé y de los genios Gerson y Tostao. Dijo que sin ellos Brasil nunca hubiese ganado como ganó la Copa do Mundo. Le conté la historia de Garrincha en el Junior de Barranquilla, con quien jugó en la selección y en Botafogo. Al hablar de ‘Mané’, su rostro cambió y aflojó una nostálgica sonrisa. A Paulo Roberto Falcao le hice una sola pregunta, la del gol a los ‘tanos’ en el mundial de España 82. No solamente habló del gol, también de la celebración que todavía emociona y saca lágrimas. Ese zurdazo inatajable para Dino Zoff, quedará para siempre en la memoria de quienes creemos que ese onceno merecía la copa del mundo. El astro de la Roma recordó con molestia la derrota a manos de Colombia en la Copa América de Chile cuando él era el técnico de la ‘canarinha’.

Con Parreira era obvio que debíamos recordar el tetracampeonato conseguido en Estados Unidos y como siempre presentó sus respetos para el fútbol colombiano. Fue una noche muy bonita, rodeado de grandes figuras del fútbol; tipos con una sencillez bastante llamativa y que pasaron a la historia por todo lo que hicieron en sus dilatadas carreras deportivas. Al día siguiente recibí la felicitación de Paché Andrade por la nota y 20 años después le agradezco al maestro Iván Mejía por ‘cantarme la zona’. Un abrazo y hasta la próxima.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad