domingo 03 de mayo de 2020 - 11:47 AM

Del glorioso barrio Santander

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Felipe Zarruk

Hoy hace 59 años nació en el tradicional barrio Santander de la comuna occidental de Bucaramanga, el volante Adolfo Hernández Hernández, más conocido en el círculo del fútbol loca como Pitulal.

Adolfo nació en el hogar de don Rodolfo y doña Carmen y en el seno de un barrio fundado en 1958 cuando las casas del Instituto de Crédito Territorial costaban 80.000 pesos pagadas en cómodas cuotas mensuales.

El barrio fue bautizado para rendir un homenaje al General Francisco de Paula, en el cual nacieron personas destacadas en varios estamentos de nuestra sociedad y también dio sus frutos futbolísticos, porque allí germinaron muy buenos jugadores como Álvaro Polo Gómez, Mario Cogollo y Jorge ‘La perica’ Vargas entre otros.

Adolfo jugaba en el equipo de Juan Estévez patrocinado por Germán ‘Paquete’ Riveros y de allí pasa al onceno de abarroteros de Bucaramanga. Una mañana de 1976 le ganan al Boca Juniors de Carlos Pinto en la final de primera categoría con la cancha Marte llena hasta los tobillos y el gol lo hizo desde mitad de cancha Adolfo, a quien bautizaron Pitula, por su parecido en la pegada de media distancia con Félix ‘Pitula’ Martínez.

Estuvo en la selección Santander dirigida por Álvaro Solarte Lucumí al lado de ‘Piripi’ Osma, Hernando ‘Mico’ García y el recientemente fallecido Héctor Garrido. En 1980 jugando para Boca Juniors le ganan al poderoso equipo de la UIS con golazo de la ‘Perica’ Vargas y en la Marte todo se convirtió en bullicio y euforia por aquella sonada victoria ante un onceno comandado por ‘Minuto’ Rueda y sus segunderos.

Ese equipo era un reloj. Va al Cúcuta en el 81 y con Puppo, Santín y Viera era poco lo que jugaba. Se devuelve y con Américo Montanini empieza a jugar en la profesional en el año 83 y ya en el 84, arman un mediocampo de lujo junto al ‘Niño’ Quiñónez, Oscar Muñóz y el ‘Nene’ Díaz y al lado de su compadre Luis Alberto Landaburu, con la dirección técnica de ‘Cuca’ Aceros y un plantel fenomenal se hace una de las campañas más recordadas en la historia del club Atlético Bucaramanga.

El 17 de septiembre de 1985 se rompe menisco y ligamentos de su rodilla derecha en un partido ante Santa Fe en el Campín y fue el final de su carrera deportiva. Se fue a trabajar a Gasoriente en donde laboró 10 años y se dedicó a formar jugadores con don Álvaro Solarte, fue técnico de varias selecciones Santander y actualmente gracias a Jaime Chávez, trabaja en Financiera Comultrasán.

Su quite deslizante el cual le aprendió al ‘Niño’ Quiñónez, su temperamento y potente pegada quedaron en el recuerdo de quienes le vimos jugar con calidad en las canchas colombianas. Felíz cumpleaños querido Adolfo, o Pitula, como le decimos todos. Un gran hijo del glorioso barrio Santander. Chao y hasta la próxima.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad