viernes 27 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Felipe Zarruk

Fútbol entre gobernadores, alcaldes y concejales

Image
Columna de
Felipe Zarruk

Camino con frecuencia los pasillos de la Alcaldía de Bucaramanga y el Concejo Municipal, en varias oportunidades me he detenido para observar las fotografías incrustadas en sus paredes. Dicen que las paredes hablan y estas no son la excepción.

Encontré datos históricos bastante interesantes, como por ejemplo que nuestro inolvidable José Chalela Chalela fue presidente del Concejo de nuestra ciudad en 1944. Este honorable ciudadano y hasta pariente nuestro terminó convertido en el mejor dirigente que ha tenido la Dimayor en todos los tiempos; era tal su amor por el fútbol que falleció en un clásico bogotano entre Millonarios y Santa Fe en 1978. Durante algunos años el torneo del balompié colombiano se llamó ‘Jose Chalela y Chalela’ como se le conocía en el ambiente futbolero.

Luego de caminar unos pasos encontré la fotografía de José Luis Mendoza Cárdenas quien ocupó la silla presidencial del Concejo en varias oportunidades. Estuvo en el cabildo en 1968, 1978 y 1991, además fue alcalde de nuestra ciudad en los 70’s y dicho sea de paso fue socio fundador del Atlético Bucaramanga en 1948; le tocó sufrir en solitario la goleada en El Campín ante Santa Fe en 1960 caminando muchas cuadras hasta el Hotel Regina y me contó en su apartamento de la carrera 39, que se fumó más de dos paquetes de cigarrillos durante el recorrido antes de llegar al sitio de concentración. Cuando iban a remodelar el estadio Alfonso López, bajo su administración se llevó al Atlético para Barrancabermeja. “Fueron épocas duras y difíciles, no teníamos plata y tocó capotear el tema” afirmó el fallecido dirigente político y deportivo.

Frente a mis ojos apareció la foto del árbitro Williamson Chahín Correa quien durante los 70 ‘s y 80’s pitó muchos partidos en el fútbol profesional colombiano. No solo vestía de negro y al tiempo que lo hacía sacaba amarillas y rojas, sancionaba penas máximas y se ganó más de un madrazo en los estadios del país. Luego de colgar el silbato se metió de lleno en la política y ocupó en varias oportunidades la primera silla del cabildo municipal. Vale recordar que estuvo ahí en varios períodos, entre 1990, 1993 y 1994. Hace rato no veo al ‘primo’ Williamson, a quien entrevisté al salir airoso de partidos bastante apretados.

En escena apareció la fotografía de César Alberto Moreno quien durante muchos años ocupó cargos públicos entre la Gobernación y la Alcaldía, siempre al lado de su mentor José Luis Mendoza y cuando corría el año 1991 fue presidente del Concejo, pero a su vez manejó durante algún tiempo la Liga Santandereana de Fútbol. También está la foto de Gilberto Durán Mosquera quien como socio y accionista de Copetrán, fue directivo del equipo ‘Leopardo’ y presidente del Concejo en 1990. Era un estupendo ser humano.

En la Alcaldía de Bucaramanga detuve la mirada en muchos cuadros los cuales mostraban el rostro de quienes ocuparon el cargo de burgomaestre y aquí debo resaltar, por ejemplo, a Rafael Pérez Martínez quien no solamente fue alcalde, también gobernador. Don Rafael fue socio fundador del Atlético Bucaramanga y para quien escribe estas líneas, es el presidente más importante de la historia. En alguna oportunidad José Chalela lo condecoró en el Club del Comercio junto a don Alfonso Mantilla y esa noche le regaló a la ciudad la ficha del equipo, la cual le entregó a Mendoza Cárdenas.

No olvido a Camilo Gómez Serrano quien amó al Atlético y a la ciudad como ninguno. Ejemplo de honestidad y señorío. Se quedaron algunos en el tintero, me disculpan, será en otra oportunidad.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad