domingo 27 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Las cucas del Modelo

A don Gustavo no le agradaba que ‘Cuca’ jugara al fútbol. Pero cuando le dijeron que su muchacho jugaba bien, lo dejó y terminó admirando a quien hizo el primer gol ante los soviéticos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Felipe Zarruk

Las secretarías de turismo tanto municipal como departamental deben incluir en la lista de sitios a visitar en Bucaramanga la calle novena N°. 17 - 55.

Allí nació un 30 de septiembre de 1938 el futbolista más grande que ha brotado en nuestro jardín de auroras, Hermán Aceros Bueno.

En esa casa del querido barrio Modelo funcionaba un negocio familiar que se llamó Mi Tiendita, cuyo propietario era un expolicía poseedor de un carácter bastante fuerte, él era Gustavo Aceros, esposo de doña Flor María Bueno y padres de un inquieto muchacho quien se la pasaba todo el día detrás de un balón en la polvorienta cancha del parque que llevaba el nombre del barrio pero que todo el mundo conoce como la cancha de Cristo Rey.

En dicha tienda vendían unas cucas con queso las que iban acompañadas con gaseosa y se convertían en las onces de los ‘chinos’ que le daban patadas a un balón todo el día. Como el que las vendía era el papá de Hermán, así se quedó para siempre.

Hace un tiempo fui a visitar a Ignacio ‘Centavo’ Pacheco y me contó que era un grupo de amigos muy unido, apostaban la gaseosa y las cucas al que más hiciera veintiunas.

Recalcó que todos los integrantes del equipo del gordo Monsider, jugaron fútbol profesional. Eran aquellos chicos que los domingos a las 10 de la mañana jugaban unos clásicos de verdad ante el onceno de La Nueva Besarabia en la cancha de La Mesita, los que años después llegaron al profesionalismo y casi todos vistieron la camiseta del Bucaramanga con gran suceso.

Basta citar a ‘Papo’ Flórez, CarloMan Ávila, ‘Champion’ Suárez, ‘Remache’ Garcés, ‘Mono’ Lastra, ‘Centavo’ y por supuesto ‘Cuca’ Aceros.

A don Gustavo no le agradaba que ‘Cuca’ jugara al fútbol y lo regañaba todo el día. Pero cuando le dijeron que su muchacho jugaba bien, lo dejó y terminó admirando a quien hizo el primer gol ante los soviéticos en el mundial de Chile 62.

Al recordar aquellas épocas con ‘Centavo’ sus lágrimas rodaron por cara y sello y soltó algo que no sabíamos, “Cuando ‘Cuca’ atacaba por el centro o las puntas, ubicaba el balón en la mitad de las piernas, miraba al rival y de pronto arrancaba y dejaba regado a todo el mundo. Era el más pinchado de todos, es el mayor referente nuestro, lástima que no haya videos de él”.

También hablé con el doctor Hernán Peláez, y al ingeniero químico se le alcanzó a amelcochar la voz cuando se acordó de ‘Cuca’ con el cual tuvo una linda amistad, llena de anécdotas cuando se sentaban a tomar trago y al calor de un whisky las contaban todas mientras escuchaban al ‘Loco’ Rolando Serrano narrar el día que venían ‘Cuca’ y el ‘Loco’ desde Cúcuta en el carro de Hermán.

Por supuesto, venían bebiendo y de pronto Rolando le dijo: “Compadre, pare a comer, pare, pare, mire tamales a 100 pesos”. ‘Cuca’ echó reversa en medio de la espesa neblina y de pronto leyó en voz alta y exclamó “ Rolando usted si habla mierda, ahí dice termales a 100 metros”.

La risa de Peláez nunca se hizo esperar y terminó diciendo que fue uno de los mejores jugadores en la historia de nuestro país. En 3 días se cumplen 82 años de su natalicio, lo celebraremos con un par de cucas con queso como homenaje al hijo del barrio Modelo, un modelo de ser humano.

Nostálgico abrazo, chao y hasta la próxima.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad