domingo 05 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Felipe Zarruk

Los caballos de Lagos II

Image
Columna de
Felipe Zarruk

Era común ver en la cancha del barrio Lagos II al sur de la ciudad de Bucaramanga, a dos muchachos, Carlos y Héctor, cuyos apellidos son Angarita Ruíz y a los cuales todo el mundo conocía como ‘los caballos’ Angarita, sobre todo por Carlos quien mide más de 1.85 metros de estatura

Carlos nació el 16 de febrero de 1961 y su hermano Héctor –también conocido como ‘El Flaco’- el 8 de agosto de 1963. Mientras Carlos estudiaba en la Nacional de Comercio, Héctor lo hacía en el INEM en donde tuvo grandes técnicos como el profesor Amado y Jaime Hernández. Épocas en las cuales colegios como el Virrey Solís, el Santander, San Pedro, La Salle, el Tecnológico, el Caldas y el Salesiano entre otros eran protagonistas de primer orden en los disputados y reñidos juegos intercolegiados.

A Carlos lo apodaron ‘el caballo’ por su cabello negro y largo, su estatura y porque corría como un ‘pura sangre’ por la punta izquierda. Era zurdo, tenía patada de mula y era goleador. Por aquellos años los técnicos de la selección Santander y del Atlético Bucaramanga (Montanini, ‘Cuca’ Aceros, ‘Pipas’ Solarte, ‘Coco’ Forero y Norberto Anaya) iban a observar los juegos intercolegiados y allí escogían decenas de jugadores para representar a nuestra ciudad en los departamentales, al departamento en los campeonatos nacionales y de paso llevarlos a las divisiones menores y a las reservas del Atlético.

Carlos llegó muy rápido al Bucaramanga y todos los técnicos de la época, comentaristas y aficionados al fútbol opinaban igual: “Este chino va a ser el sucesor de Gillio y de Vera Lima”. En 1979 fue goleador del torneo de reservas conocido como la ‘Copa Colombiana La Nuestra’ y el técnico del Atlético Alberto ‘Toscano’ Rendo le echó el ojo y lo tuvo en cuenta para los partidos en la categoría profesional. Rendo se enojó porque vendieron a Miguel Prince a Millonarios, se fue y cuando llegó Raúl Bentancur, Carlos fue enviado de nuevo a las reservas con ‘Pipas’ Solarte y en 1982 se retiró para dedicarse a otros asuntos.

Por el otro lado iba Héctor quien desde 1978 estuvo en las divisiones menores del Bucaramanga. Alberto ‘Coco’ Forero y Norberto Anaya vieron al centro delantero goleador y lo convocaron a una selección que representó a nuestra ciudad en los departamentales de fútbol y los ganaron de punta a punta. Luego llegó a la selección Santander que defendió los colores del departamento entre 1982 y 1983 al lado de buenos jugadores como Van Strahlen, ‘Watusi’ Lozano, Pompeyo Guerra, ‘Yiya’ Arévalo, William y Zabulón Ruíz, José Luis y Ricardo García, ‘Toño’ Peña, ‘Pony’ Maturana entre otros.

‘El Flaco’ Angarita jugó los torneos de la cancha Marte desde sus inicios y era común ver a los hermanos Angarita en los campeonatos que se disputaban en dicho torneo decembrino el cual se extendía hasta el mes de enero del siguiente año. Héctor fue campeón con Tejidos Galtex bajo la dirección técnica de Eduardo Carreño y al lado de grandes futbolistas como Félix Acevedo, Mónoga, ‘Bombi’ Arias, ‘Pepino’ Corzo, entre otros. Héctor fue destacado como el mejor jugador de la tercera edición del torneo. Los ‘caballos’ Angarita jugaban bien y además son grandes seres humanos. Carlos -quien reside en los Estados Unidos- era el ‘tumbalocas’ de la época y había que ir con él a los bailes ya que enloquecía a muchas colegialas, entre ellas a una vecina mía. Vaya nuestro abrazo cargado de cariño para dos grandes amigos que nos dejó el fútbol en la ciudad. Hasta la próxima.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad