domingo 22 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Felipe Zarruk

“Pipe vámonos pa’ Arica”

Image
Columna de
Felipe Zarruk

Doce años atrás nos fuimos para Arica en un taxi junto a varios colegas con quienes cubrimos un suramericano juvenil en territorio peruano y entre los que se encontraba José Luis Alarcón, porque como él mismo me lo manifestó: “Vamos a conocer dónde fue que jugó ‘Cuca’ Aceros el mundial de Chile 62 y le hacemos un homenaje al viejo”. Tan pronto llegamos a la hermosa ciudad costera, el hijo de don Luis Ernesto y doña Dioselina se puso a buscar por todos lados el Hotel El Morro, lugar en el cual se alojaron los jugadores de nuestro combinado patrio. Fuimos hasta allá pero el sitio de concentración de los dirigidos por el maestro Adolfo Pedernera ya había desaparecido.

Llegamos al parque principal y ahí en esa colorida plaza había una iglesia. Mientras nosotros buscábamos la ruta para ir al estadio Carlos Dittborn, José Luis ubicó al cura de la parroquia para preguntarle si conocía algún sobreviviente del comité organizador de aquella sede; el sacerdote nos dio la dirección y el teléfono de don Adolfo, un octogenario dirigente deportivo quien nos narró de manera detallada cómo se organizó aquella copa del mundo y el cariño que el pueblo chileno le brindó a nuestro combinado patrio.

Al regresar a nuestro país, José Luis organizó un homenaje para aquellos ídolos queridos por todos, los cuales vinieron a Bucaramanga, entre ellos ‘Toño’ Rada, Rolando Serrano, ‘Caimán’ Sánchez, Marcos Coll y por supuesto el anfitrión Hermán ‘Cuca’ Aceros, quienes agradecieron en medio de lágrimas y voz temblorosa que nosotros hubiésemos sacado un tiempo para ir al viejo estadio en donde ellos firmaron un histórico y recordado empate ante la Unión Soviética.

Hace algunos días se cumplieron 34 años del enfrentamiento deportivo entre Colombia e Israel en Barranquilla buscando un cupo para el mundial de Italia 90. Nos tomamos un café con José Luis y recordamos que el día anterior al encuentro, minutos después de la rueda de prensa en la cual habló el doctor Maturana técnico del seleccionado colombiano, Arley Cardona y él estaban entrevistando a medio salón por Todelar, cadena radial para la cual trabajaban.

De un momento a otro me pidieron un concepto y mientras respondía las preguntas de estos dos amigos, apareció en escena el presidente de la Dimayor Alex Gorayeb. El filipino se quedó mirándome, me abrazó y dijo en su particular acento libanés: “Mañana tienen que ganar y usted debe estar muy atento porque israelitas son muy grandes, no moverse de ahí y evacuar peligro”. Yo no sabía de qué hablaba Gorayeb, pero Cardona y Alarcón se pellizcaron y se dieron cuenta de que el viejo dirigente del Deportivo Cali me había confundido con Andrés Escobar. A partir de ese momento pasaron muchas cosas, entre otras que Cardona y Alarcón comieron, bebieron y se fueron de rumba por cuenta de ‘Andrés Escobar’.

Con José Luis hemos tenido mil anécdotas, como la mañana que nos encontramos en Arequipa con el golero argentino Ramón ‘Chupete’ Quiroga. Yo le dije al papá de Silvia Catalina que esa era la oportunidad para preguntarle al portero de la selección peruana de los 70’s y 80’s, cuál era la verdadera historia del 6 a 0 en Rosario durante el mundial de Argentina 78. Ni a Quiroga le tembló la voz para atacar a muchos de sus ex compañeros, ni a José Luis el pulso para ser el camarógrafo de aquella exclusiva que nos soltó el arquero de aquel equipo dirigido por Marcos Calderón.

Fuimos testigos la tarde en la que Colombia le ganó a Uruguay en Maracaná y de muchas decepciones con el querido Atlético Bucaramanga. ¡De eso sí que sabemos! Y lo que falta. Un abrazo querido José Luis y hasta la próxima.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad