jueves 03 de noviembre de 2011 - 8:54 PM

Lo urgente en movilidad

Escuchar este artículo

Elegidos como Gobernador de Santander el Doctor Richard Aguilar y como Alcalde de Bucaramanga el Doctor Luis Francisco Bohórquez, y finalizadas las celebraciones y la euforia del triunfo electoral, apremia volver a poner los pies sobre la tierra, para empezar a identificar, valorar, precisar e iniciar las gestiones necesarias para abordar lo urgente en materia de infraestructura vial a nivel departamental, metropolitano y municipal.

Comenzando por el departamento, en conectividad, es indispensable que el nuevo Gobernador lidere y gestione ante el gobierno nacional la solución a los siguientes problemas que amenazan, en materia grave, nuestro futuro económico: 1) Carretera Bucaramanga-Barrancabermeja. Inaplazable resolver el tema de la variante por fuera de los coluviones y contratar el diseño. 2) Doble calzada Bucaramanga-Cúcuta. Definir lo relacionado con la variante sur oriental. 3) Transversal Yuma. Lograr el aporte del 30% (100 mil millones de pesos) de la Nación. 4) Pavimentación San Gil-Charalá-Duitama. Gestionar ante el Fondo Nacional de Regalías los recursos ya aprobados para viabilizar su ejecución, como un tramo esencial para conectar el Llano con la Ruta del Sol y 5) Conexión Bucaramanga-Ruta del Sol. Lograr que se contraten los estudios que faltan y evitar que el Invías arroje a la basura los estudios existentes. Además, estructurar un Plan Vial Departamental Fase II para pavimentar otro paquete de redes secundarias, similar a los kilómetros que se pavimentaron durante la administración Serpa.

A nivel metropolitano y municipal, urge que el Alcalde se apersone a la mayor brevedad de: 1) La movilidad al sur. La crítica situación de esta intercomunicación exige tomar decisiones a corto, mediano y largo plazo. Estudiar con profundidad las propuestas de ampliar el viaducto o desarrollar una red vial debajo del mismo es lo obvio antes de tomar decisiones; 2) Metrolínea. Este proyecto vive una enorme crisis estructural por falta de liderazgo y gestión. El problema es monumental y podría llevar a un desastre financiero a Bucaramanga; 3) Plan vial metropolitano. Terminar el viaducto La Novena y el intercambiador de Neomundo, así como contratar los intercambiadores de Quebrada Seca, el Mesón y las transversales de Malpaso, del Bosque y Cañaveral; ya diseñadas es obligatorio, así como reexaminar la valorización; 4) Recuperar la malla vial urbana y 5) Reorganizar la Dirección de Tránsito.

Si lo anotado se lograra, los ciudadanos sentiríamos que el cambio de gobernantes fue provechoso, y los elegidos se legitimarían en la conciencia colectiva, al concretar con grandeza las expectativas, a veces increíbles, de la pasada campaña.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad