sábado 01 de febrero de 2020 - 12:00 AM

A nuestros nuevos gobernantes

En Bucaramanga la comunidad pide a gritos se mejore la movilidad que cada vez está peor. ¿En qué quedó la digitalización de los semáforos?
Escuchar este artículo

Todo comienzo de año es propicio para revisar el pasado y planear el futuro, procurando corregir errores o cumplir lo incumplido, esto para la gente en general. Para quienes tienen la inmensa responsabilidad de orientar el rumbo de una región o una ciudad, es preciso no solo revisar sus promesas de campaña sino, principalmente, analizar con electores y opositores las necesidades más apremiantes de su comarca para planificar un futuro deseable y posible.

En el departamento sería aconsejable analizar el dramático estado de nuestra infraestructura vial. De 24 maravillosos proyectos viales de cuarta generación del gobierno anterior en Colombia, solo figura la vía Bucaramanga- Barrancabermeja- Yondó, que el Presidente Santos entregó con un 10% de ejecución. La vía Bucaramanga Pamplona es un desastre, y la carretera a Bogotá, cada vez más difícil de transitar. Dentro de los proyectos 5G previstos actualmente tampoco aparece Santander. ¿Por qué nos pasa esto? Quizás nos falta alzar la voz, todos unidos, ante las altas esferas: políticos, empresarios, las fuerzas vivas, los gobiernos regional y locales, con propuestas claras, ambiciosas, que beneficien a toda la comunidad y no a unos pocos. ¿Por qué en otras regiones no dudan en planear y construir viaductos, túneles, dobles calzadas de verdad, y no puentes extravagantes que se conectan con trochas? ¿Cada día es más demorado llegar a San Gil, o Socorro y así soñamos con grandes proyectos turísticos? ¿Con qué vías?

En Bucaramanga la comunidad pide a gritos se mejore la movilidad que cada vez está peor. ¿En qué quedó la digitalización de los semáforos? Conocedores del tema opinan que esto podría aliviar el problema. Un gran programa de cultura ciudadana, que incluya toda la comunidad, colegios y universidades, es urgente y ayudaría además a mejorar el ambiente de la ciudad. Finalmente, la celebración de los 400 años de Bucaramanga sería el mejor pretexto para planear algo grande como la recuperación total del centro histórico o la plantación de millones de árboles para convertirnos en la ciudad verde del país.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad