miércoles 08 de julio de 2009 - 10:00 AM

Ciudades sostenibles, un propósito.

La problemática energética mundial ha llevado a las ciudades a abordar con seriedad el manejo de recursos tales como energía y agua, sin incurrir en situaciones sociales y económicas imposibles de manejar por parte de sus habitantes.  Es así como, por defecto, cobra importancia el concepto de sostenibilidad.  'El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades'.  (Informe Brundtland, CMMAD, 1988). 

Creíamos que los recursos eran infinitos y que se podían consumir ad libitum, cuán equivocados estábamos; lo reitera Victoria Chitepo, Ministra de Recursos Naturales y Turismo de Zimbabwe, en el informe de CMMAD: 'Se creía que el cielo es tan inmenso y claro que nada podría cambiar su color, nuestros ríos tan grandes y sus aguas tan caudalosas que ninguna actividad humana podría cambiar su calidad, y que había tal abundancia de árboles y de bosques naturales que nunca terminaríamos con ellos.  Después de todo vuelven a crecer.  Hoy en día sabemos más.  El ritmo alarmante al cual se está despojando la superficie de la Tierra indica que muy pronto ya no tendremos árboles que talar para el desarrollo humano'.  Nos hemos olvidado de las generaciones futuras. La sostenibilidad exige planteamientos holísticos, globales; exige soluciones ya no únicamente locales, sino glocales; como en un rompecabezas cada ciudad del planeta Tierra debe acomodar su ficha para ajustar e interconectar su contribución al sostenimiento de una calidad de vida amable para todos.  Cada ciudad tiene que contribuir a la sostenibilidad.  Una luz de esperanza se aprecia al observar que, a nivel mundial, los habitantes del planeta empezamos a sentir, así sea en mínima escala, que el problema es con nosotros.  Se rompe con la indiferencia  Y en estas condiciones surgen soluciones novedosas que parten probablemente de la oportunidad o de la angustia. 

Algunas de ellas: Incrementar el uso de las energías renovables hasta alcanzar una participación cercana a la cuarta parte del consumo total de energía; reducir el consumo energético en un 20 por ciento desde ahora hasta el año 2012, mediante el incremento de la eficiencia energética; lentificar la puesta en marcha de nuevas centrales térmicas, de forma que antes de autorizar la construcción de cualquier central de combustibles fósiles, debe demostrarse que todas las alternativas de energías renovables están agotadas o no son suficientes; pero sin duda lo más importante es que a nivel de ciudad se tenga una planificación de la oferta y de la demanda que incluya criterios de la arquitectura bioclimática.  ¿Tienen Bucaramanga y los municipios que conforman su Área Metropolitana avances en éste propósito?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad