sábado 09 de enero de 2021 - 12:00 AM

Coherencia, Coordinación y Solidaridad

Escuchar este artículo

En momentos tan difíciles como los que estamos viviendo, por culpa del horrible COVID-19 que ha cambiado el ritmo de las actividades a nivel mundial, es de la mayor importancia, además de la responsabilidad personal y la solidaridad social, el acatamiento de las normas que los gobernantes impartan para superar en lo posible tan dramática situación. Pero obviamente tales normas deben ser claras, coherentes y precisas para que logren que la gente las entienda para poderlas cumplir.

Lo sucedido esta semana con las disposiciones sobre el pico y cédula es la más palpable demostración de la descoordinación que existe en el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB. Cada uno de los cuatro Alcaldes del Área se inventó algo diferente, confundiendo al ciudadano en su movilidad. Esta medida sugerida por el gobierno nacional para descongestionar la circulación de la gente, en el caso del AMB, con ciudades tan cercanas, produjo gran confusión: fui testigo de un habitante de Floridablanca que necesitó hacer ciertas diligencias en Bucaramanga y Girón pero le fue imposible, pues aunque su cédula le permitía ese día circular por su ciudad, no pudo hacerlo en las otras dos ciudades con disposiciones totalmente distintas.

Ojalá que el ansiado plan de vacunación actual obedezca a una directriz que se acoja nacional y ordenadamente y que dicho plan contemple una amplia capacitación no solo para instruir sobre quiénes, cuándo y cómo se tiene derecho a vacunarse, sino que científicamente se explique el significado de las vacunas y se borren las falsas ideas divulgadas sobre los peligros de su aplicación.

En la historia de la humanidad han existido vacunas desde hace muchos años para prevenir enfermedades o para combatir epidemias. En el caso del COVID-19, el mundo entero víctima de esta pandemia, logró que sus mejores científicos se dedicaran a la búsqueda de la única solución real ante tan agresivo mal, y obtuvieron en tiempo récord las vacunas que pronto se nos aplicarán. Negarse a la vacuna es irresponsable consigo mismo y con los demás.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad