sábado 26 de junio de 2021 - 12:00 AM

De regreso a los amigos

Escuchar este artículo

El cierre de las escuelas por causa de la pandemia cumple ya 15 meses, y puede considerarse como la peor crisis que ha vivido el sistema educativo, que ha afectado a los estudiantes en relación con la pérdida de los aprendizajes, los espacios de encuentro con sus amigos, las rutinas de estudio y las de aprendizaje. Los alumnos más vulnerables perdieron la posibilidad de seguir estudiando. Ahora, parece que sí será posible el regreso a las aulas en los próximos días.

La escuela es la patria de los niños, pues en ella encuentran protección, cuidado, amigos, apoyo afectivo y seguridad vital. El regreso a las aulas es una oportunidad para transformar la escuela en el espacio ideal del aprendizaje, como entorno acogedor e incluyente donde se forman ciudadanos solidarios, empáticos y tolerantes. Esta es la oportunidad para pensar la educación desde la situación real de los estudiantes. ¿Cuáles son las pérdidas en los aprendizajes de los alumnos que fueron marginados debido a las modalidades derivadas del cierre de las escuelas?, ¿cuáles serán las estrategias para incluir en el sistema a los niños desertores?, ¿cómo restablecer las pérdidas de los procesos de socialización?

La tarea es revisar con los estudiantes el sentido crítico frente a las fuentes de información relacionadas con la pandemia, asimismo, identificar la información científica y usarla para tomar decisiones acerca de prácticas de autocuidado y hábitos saludables, ejercicio y horas de sueño que posibiliten el control de la salud. Los sentimientos de pánico, incertidumbre y fatalidad se superarán con información precisa, científica y pertinente.

También es necesario poner el arte, la cultura y el juego como la experiencia de aprendizaje más importante para restablecer el equilibrio emocional, en cuanto que la formación estética desarrolla lenguajes expresivos que regulan y potencian los sentimientos, las emociones y la afectividad. También el arte educa la atención y la concentración y, sobre todo, promueve la fe en el futuro y la confianza en que la vida será alegre, sonriente, luminosa y creativa.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad