sábado 23 de enero de 2021 - 12:00 AM

Democracia y educación vs. Fanatismo

Escuchar este artículo

En estos días se ha hablado insistentemente de la democracia, a raíz de los bochornosos hechos que nos tocó vivir en la democracia más fuerte del planeta. El mundo entero presenció atónito ante las pantallas cómo los vándalos ingresaron al Capitolio de Washington y se tomaron por la fuerza las oficinas de los congresistas. Mucho se ha escrito sobre los peligros que los fanatismos representan para la democracia y nos preguntamos si en Colombia nos podemos encontrar ante amenazas similares a las que están presentes en el gigante del norte.

Grecia fue la democracia más antigua. Allí nació esta forma de gobierno que muchos consideran que no es la más perfecta, pero sí la menos mala. Hay evidencias de que los griegos consideraban que la educación era indispensable para su mantenimiento. Aristóteles, en su obra La Política, escribió: “No es el azar el que asegura la virtud del Estado, sino la voluntad inteligente del hombre.”

Me pregunto, qué tan educados son la gran mayoría de los colombianos frente a sus derechos, en forma tal que puedan participar en política, motivados por sus propias convicciones y no influenciados por las falsas noticias y los fanatismos, aunados al desconocimiento absoluto de las funciones que ejercen las ramas del poder público. La realidad es que la mayoría de los ciudadanos votan por intereses clientelistas, por conseguir un contrato o una obra para su barrio o vereda; desconociendo que el Congreso está establecido para hacer las leyes y no para hacer favores personales.

Aprovechando esta ignorancia, aparecen los fanáticos religiosos, populistas, extremistas, que envenenan las mentes de todos estos ingenuos y los manipulan a su antojo, causando resultados tan desastrosos como los del país del “Tío Sam”. Educación y Democracia van de la mano. Necesitamos educar para que los ciudadanos sean verdaderamente libres. Mientras éstos permanezcan en la ignorancia, la democracia se verá debilitada ante los efectos del fanatismo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad