miércoles 15 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Día de la madre

Son cifras para no creer que nos generan vergüenza por la clase de ciudadanos con los que convivimos, reflejo de una violencia latente. El Instituto de Medicina Legal considera el fin de semana del Día de la Madre como el más violento del año: En 2017, se presentaron 121 homicidios, 1.159 casos de violencia interpersonal, 518 de violencia de pareja, 2.012 de violencia intrafamiliar y 186 casos de violencia sexual. En el año 2018 se registraron 126 muertes violentas, 1214 riñas, 428 denuncias de violencia de pareja, 206 de violencia intrafamiliar y 132 casos de violencia sexual.

¿Qué factores explican el desbordamiento de la violencia intrafamiliar, precisamente en el día que se celebra el amor más generoso e incondicional como es de una madre?. Un problema tan complejo y de múltiples factores se debe abordar de manera hipotética para reflexionar sobre las causas que permitan la comprensión de una tragedia de esta magnitud.

Formulo las siguientes hipótesis: Es posible que tantos años de guerra nos transformaron en guerreros permanentes capaces de ver a sus familiares como un enemigos. Existe un empobrecimiento de las relaciones familiares a causa de un deterioro de los sentimientos y de una incapacidad de expresarlos, que han transformado el espacio íntimo en algo que Freud llamó “el amor al servicio del odio”. ¿ Asistimos al triunfo de la pulsión de muerte como estructura básica de las relaciones afectivas ?.

Se sabe por la psicología social que la violencia es aprendida como un medio para resolver conflictos, se aprende a partir de los contextos violentos ¿estamos garantizando desde la familia de hoy una generación violenta ?. Los sentimientos morales básicos que definen las relaciones interpersonales, como la indignación, lo que sentimos usted y yo cuando nos damos cuenta que un tercero agrede a otra persona, como si lo hubiera hecho conmigo y la vergüenza, el sentimiento de rechazo cuando hemos agredido a otra persona. ¿ Será que estos sentimientos fueron sustituidos por el cinismo y la indiferencia ?.

¿Qué podemos aprender del día de la madre acerca de cómo estamos educando a las futuras generaciones? ¿Será posible aprender amar de manera generosa y en paz?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad