sábado 02 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Empresarios en contravía

Escuchar este artículo

Si hay algo claro del proceso COVID-19, es la necesidad de replantear los hábitos depredadores de nuestra sociedad y la exagerada explotación del planeta que está afectando la naturaleza. Debemos corregir el rumbo para logar una adecuada sostenibilidad. El cambio climático, la desaparición de las especies, la contaminación de las aguas, el aire y la desaparición de selvas y bosques, que son los pulmones del mundo, deben tener ajustes indispensables en los planes futuros de la humanidad. El tema ambiental debe ser el eje del desarrollo futuro en todos los niveles. El Presidente Nixon (1913-94) hace cinco décadas, volvió universal el tema de la ECOLOGIA y en cientos de reuniones mundiales, pactos, acuerdos y metas no se ha logrado el cambio. De manera colectiva hemos procurado dominar la naturaleza, sobreexplotarla, no conviviendo con ella, hasta suprimirla de nuestros ambientes urbanos. Al superar este COVID-19, debemos actuar de manera global y contundente.

Por eso no entendemos la posición en contravía de algunos empresarios reunidos en la Asociación Hernán Echavarría Olózaga, que han planteado un peligroso retroceso en las conquistas de la protección ambiental, que en Colombia se consolidaron con la Constitución Política de 1991. En carta de abril 3 al Presidente Duque, plantean propuestas para reducir la crisis económica, proponiendo entre otras cosas: “Aprobar procedimientos abreviados para temas que hoy frenan el desarrollo, como son los trámites de regalías, de consulta previa y licencias ambientales, en los que se simplifique su aplicación para aumentar y acelerar la productividad en los sectores estratégicos de desarrollo económico del país”.

Vemos detrás de esta propuesta la aprobación “exprés” de las licencias ambientales para la explotación inmediata del Páramo de Santurbán y muchas más a nivel nacional, derivadas de la caída del petróleo, de la crisis de las bolsas y por ende la disparada de precios del oro en el mundo, propuesta totalmente en contravía de la responsabilidad ambiental que esperamos tengan los gobiernos y quienes orientan la sociedad. Ojalá las futuras generaciones no nos juzguen por inmediatistas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad