miércoles 10 de junio de 2009 - 10:00 AM

Energía, formación profesional e investigación

Mejorar las condiciones ambientales del planeta, es un objetivo que se han propuesto un sinnúmero de organizaciones internacionales. Para lograrlo, tratan de crear en las nuevas generaciones una cultura en la que se mitigue el impacto de la acción humana sobre el planeta, responsabilidad de personas y de organizaciones.

El día del medio ambiente, 5 de junio, se constituye en un significativo logro de repercusión creciente. En este escenario el manejo de los recursos energéticos, por su relación intrínseca con el medio ambiente, juega un papel importante y aparentemente paradójico. Si bien la energía es un factor transversal para el desarrollo de la humanidad y para una buena calidad de vida, de forma paralela, el uso de recursos energéticos fósiles, su mayor fuente, impacta el entorno por la contaminación que genera.

Si consideramos la energía como un medio para alcanzar la meta del desarrollo sostenible y no como un fin en sí mismo, se puede afirmar que mediante la cultura y la ciencia es posible lograr un crecimiento económico con menor consumo energético.
El uso racional y balanceado de los diferentes tipos de energía, convencionales y no convencionales, contribuye a generar una sociedad caracterizada por ser eficiente y equilibrada en dicho uso; sociedad en la que las políticas energéticas implicarán su regulación, la educación, la investigación, la comercialización y la financiación;

Entre estos factores, la educación y la investigación juegan un papel excepcional en el manejo del recurso y en el control de la contaminación.  El hecho de que la energía se encuentre almacenada en diversas formas en la naturaleza (masas de agua, direcciones de viento, biomasa…) ha permitido al hombre transformar esas fuentes en luz, calor, fuerza, electricidad y además adoptar nuevos sistemas de producción y almacenamiento.  

Educación desde la escuela para la construcción  de una cultura de respeto y buen uso del recurso, educación universitaria e investigación que propenda por el uso de nuevas tecnologías en la exploración, explotación, transformación y distribución de las diferentes fuentes energéticas para la competitividad del sector productivo; son programas que deben ir mas allá de las agendas de gobierno y que deben contar con el impulso y el apoyo de todos los sectores.

Sin lugar a dudas las universidades y los institutos de investigación son actores de primer nivel en este escenario de eficiencia energética y ambiente sostenible; las primeras formando los profesionales idóneos para este nuevo campo de acción tecnológico y los segundos innovando en el uso y manejo de las fuentes energéticas cualquiera que sea su origen.  Si bien la política energética está trazada; corresponde a estos actores generar los factores que permitan desarrollarla.


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad