miércoles 27 de septiembre de 2023 - 12:00 AM

Fundación Participar

Entre más incoherencias, menos credibilidad

Cada día que pasa nos sorprenden más la incoherencias y contradicciones que surgen del gobierno del presidente Gustavo Petro.

Hace unos días se declaró desierta la licitación para expedir pasaportes aduciendo que sólo había un único oferente y que por esta razón no había condiciones de competencia entre varios proponentes que permitieran hacer una escogencia objetiva. No fue el único proponente que se presentó, pero sí fue el único que se mantuvo hasta el final del proceso. Las normas colombianas no permiten deducir que el hecho de existir un único proponente impida la selección objetiva del contratista. Son muchos los casos en que sólo un oferente ha desarrollado la tecnología para producir un bien o prestar un servicio de manera eficiente y ese hecho le da una legítima ventaja en el mercado. Lo que sí es una incoherencia es que a renglón seguido se declare el estado de urgencia manifiesta que llevará a escoger a dedo un proveedor.

El podcast Libreta de Apuntes enumera varios casos. Veamos. Por haber rebajado el 50 % del valor del SOAT a los motociclistas que son los que más se accidentan, el dinero recaudado no alcanza para pagar al sistema de salud los costos generados por los accidentes. Se congelan las tarifas de los peajes y no alcanzan los recursos para el mantenimiento y operación de las vías, ocasionando bloqueos y protestas de transportadores y ciudadanos. El presidente critica a las empresas de energía por los altos costos del servicio, pero ordena el cobro de una sobretasa para ayudar a empresas ineficientes que fueron intervenidas. Se declara cese “bilateral” del fuego con grupos al margen de la ley, pero resulta ser “unilateral” porque se impide que la fuerza pública reaccione a los ataques. Y lo que es más contradictorio: El Presidente Gustavo Petro convoca a grupos étnicos y población en general del país para que se desplacen a las calles de Bogotá a exigirle al gobierno respeto por la vida, cuando la protección de la vida, honra y bienes es su obligación como comandante en jefe de las fuerzas militares y de policía.

Ante tantas contradicciones, descalificando contradictores, sin credibilidad ni confianza, ¿cómo se puede construir el gran Acuerdo Nacional del que habla el Presidente?

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad