sábado 07 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Evolución de la corrupción

La corrupción en Colombia representa varios puntos del Producto Interno Bruto y afecta más el bienestar económico y la calidad de vida, que las acciones de la guerrilla y del narcotráfico. Sin embargo, los colombianos estamos invirtiendo buena parte de nuestros recursos en la guerra y permanecemos en pasmosa tolerancia con la corrupción. Es preocupante que ella tenga tan alta aceptación social.

Las últimas generaciones han evolucionado en la percepción de este fenómeno: En la década del setenta, escandalizaba la corrupción de la clase política y posiblemente la más patética y publicitada era la depredación que los políticos chocoanos le hacían a los dineros públicos. El resultado, décadas de corrupción han mantenido esta región en un estado de atraso y abandono de niveles similares al África central, pese a que tiene una riqueza natural incalculable. Para la década del ochenta vino la teoría del presidente Turbay, que la corrupción era un hecho normal y la sociedad debía mantenerla 'en sus justas proporciones'. Creo que fue un gran espaldarazo para su aceptación y tolerancia. Fueron años en los cuales la generalización de este fenómeno permeó la conciencia nacional.

Para la década del noventa, el degradante Proceso 8000 nos mostró que la corrupción no bastaba que fuera tolerada y aceptada, subió de nivel y se convirtió en una necesidad del régimen, para comprar conciencias y modificar decisiones judiciales. Recordamos un ejemplo, el perversamente exitoso Heyne Mogollón.

Pero lo actual ya es el extremo, cuando la corrupción se institucionaliza como política de Estado. Agro Ingreso Seguro es exactamente eso y no puede haber otra explicación cuando se escuchan las más absurdas aplicaciones del subsidio: No sólo a los grandes grupos económicos, además a narcotraficantes, a personas que están en la cárcel y que legalmente no pueden contratar con el Estado. Grupos familiares influyentes que dividieron sus fincas, para lograr que cada uno de los miembros recibiera subsidio. Varias reinas de belleza, modelos y personas de la farándula.

Ante estas denuncias, la respuesta que hemos escuchado del ex ministro Andrés Felipe Arias que la diseñó y del actual ministro de Agricultura, Andrés Fernández que la aplicó, es que ella tiene el respaldo de todo el Gobierno.

Que estos debates no desgastan en lo más mínimo la popularidad de sus protagonistas, nos confirma el grado de aceptación que la sociedad tiene frente a estos fenómenos de corrupción.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad