sábado 29 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Gobernantes: A invertir con eficiencia

Santander tiene condiciones para desarrollar el turismo como motor de crecimiento económico, pero los proyectos deben ser concertados...
Escuchar este artículo

En momentos en que los equipos de gobierno locales trabajan en la construcción de sus planes de desarrollo, se debe garantizar que el componente de inversión pública contemple las verdaderas necesidades de la región y sus habitantes. Inversión que es entendida como la utilización del dinero recaudado, para invertirlo en beneficios para la población que atiende representada entre otros, en obras, infraestructura, servicios, incentivo a la creación y desarrollo de empresas, generación de empleo y más. En esencia, se debe invertir en bienes que permitirán aumentar la producción en el futuro y mejorar la calidad de vida.

La institucionalidad regional representada en sus mandatarios, en la academia, los gremios, los políticos y las organizaciones de la sociedad civil tiene que trabajar unida como nunca antes, para que podamos tener las vías en doble calzada que ya existen en la mayoría de departamentos y que sean una realidad los acueductos y los sistemas de transporte multimodal tan anunciados y tan aplazados. Igualmente se deben dar las condiciones para que la inversión en grandes proyectos, esquiva en los últimos lustros, regrese a Santander.

La fuente de financiación para la inversión pública está principalmente en los impuestos recaudados, las regalías directas o indirectas y por supuesto, en los recursos de la nación. Para acceder a ellos hay que tener proyectos bien estructurados que tengan el apoyo de toda la sociedad y más importante aún, que sean eficientemente ejecutados y operados. No podemos seguir rajados por el DNP, ocupando el número 23º entre 33 departamentos en el índice de gestión de proyectos financiados con regalías, o que un proyecto emblemático como el Ecoparque Cerro del Santísimo, en el que se invirtieron $67 mil millones, sea mal calificado por la baja aceptación de la comunidad beneficiaria y su nula tasa de retorno.

Sin ninguna duda Santander tiene condiciones para desarrollar mucho más el turismo como motor de crecimiento económico, pero los proyectos deben ser concertados, estructurados y dimensionados para no repetir los errores del pasado.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad