sábado 14 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Hace 60 años

Escuchar este artículo

Hace 60 años el trayecto de Bucaramanga a El Socorro se hacía en dos horas y media y era un verdadero paseo. Hoy se gastan cuatro horas en un viaje aburrido y pesado, y esto cuando no hay ningún accidente que obligue a los vehículos a parar por un tiempo indefinido hasta que aparezca una grúa para destapar la vía.

Hace 60 años viajar de Bucaramanga a Cúcuta era un placer; hoy es un viacrucis por los permanentes derrumbes y las obras que hace varios años nos recetaron en lugar de la vía por El Escorial que ya tenía estudios de 3ª fase, compra de predios, licencia ambiental y hasta recursos prometidos de la venta de las electrificadoras del Norte y de Santander.

Es increíble que Bucaramanga, considerada dizque una de las ciudades más competitivas del país, se encuentre en un estado de aislamiento tan lamentable como el que sufrimos. Estamos desconectados del resto del país porque nuestras vías son las mismas del siglo XlX mientras que el tráfico se ha centuplicado y el transporte pesado de camiones, carro-tanques, tractomulas cargadas no tiene otra posibilidad de llevar sus productos pues hasta el ferrocarril se acabó por acá. Otras regiones de Colombia como Antioquia, Valle del Cauca, la Zona Cafetera, la Costa Atlántica, Boyacá y la Amazonia han sido beneficiadas por los gobiernos centrales con inversiones de billones de pesos para construir magníficas autopistas de doble calzada con numerosos túneles y viaductos. No entiendo cómo se pretende que nuestro departamento sea un polo turístico cuando no tiene vías.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué nos conformamos con tan poquito como las simples obras de mejoramiento y rehabilitación de nuestras carreteras para podernos conectar con otros departamentos? La mejor solicitud que deberíamos hacerle al Gobierno Nacional para celebrar los 400 años de Bucaramanga sería la de replantear los proyectos de las vías Zipaquirá- Barbosa- Bucaramanga y Bucaramanga-Pamplona- Cúcuta que estaban dispuestas de doble calzada y luego las cambiaron a calzada sencilla con pequeños tramos de carriles para adelantamiento, y lo peor: ¡¡ nadie dice nada !!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad