miércoles 11 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Hidrosogamoso y sostenibilidad

La problemática energética mundial, impone analizar los riesgos ambientales generados por la explotación de cualquiera de sus fuentes, sean éstas convencionales o no.

Para cubrir las necesidades de energía eléctrica, ya no se piensa sólo en hidroeléctricas o termoeléctricas; aparecen fuentes alternativas que, gradualmente, ganan imagen positiva al comparar esos riesgos que empiezan a pesar en el mercado energético mundial. Colombia tiene hecha su apuesta en la energía hidroeléctrica y el 30% (EIA 2006) de su consumo energético total proviene de esta fuente. Es positivo no continuar teniendo dependencia del carbón, gas o diesel; y la energía hídrica pareciese la salida.

Sin embargo, la fuente hídrica no es la panacea y menos si en su desarrollo, lo ambiental no recibe un tratamiento igual o superior a lo tecno-económico. Para Colombia es satisfactorio que el 70% de la energía eléctrica se soporte en las fuentes hídricas.

Pero, y sin querer aguar la satisfacción que produce el disfrute de energía a un costo como el permitido por la utilización de las fuentes hídricas, surgen preguntas que no pueden pasarse por alto: ¿Quién está validando los estudios ambientales de los proyectos? Si estos estudios tienen suficiente validez, ¿cuánto se tienen en cuenta las recomendaciones derivadas de los estudios, una vez empiecen a operar los grandes complejos energéticos? No tener claras respuestas para estas preguntas permite que los riesgos que hoy se mencionan, y que pasan inadvertidos, lleven a que Colombia, rica en recursos hídricos aprovechables para la generación de energía eléctrica, empiece a tener serios problemas en las reservas de este recurso vital y con el empeoramiento de las condiciones mínimas de supervivencia de nuestras regiones.

Santander celebra la construcción de Hidrosogamoso; sin embargo, hoy, en este contexto, es imperativo llamar la atención para que lo ambiental no sea un mero referente documental y se encuentre en la mira del desarrollo del proyecto. Lo ambiental, lo tecnológico y lo social deben balancearse. La represa contendrá las aguas recogidas a lo largo de cientos de kilómetros de cuencas de diferentes ríos de la orografía colombiana; ríos que en su paso han contribuido a la riqueza de nuestras regiones.

La construcción de la represa de Hidrosogamoso implica una gran responsabilidad social; el problema no es sólo entregar mas kilovatios al sistema eléctrico nacional, también lo es, el tratamiento que tendrán las regiones objeto de intervención por la construcción de la represa; regiones en las que la vida continúa.

Energía y ambiente son dos conceptos que van de la mano y la Ingeniería, que integre los dos, debe garantizar su respeto.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad