sábado 15 de agosto de 2009 - 10:00 AM

¿Dónde estará el fondo?

Ante las grandes tragedias afirmamos que hemos llegado al fondo, que ahora sí la sociedad reaccionará. Sin embargo, parece que en el tema de seguridad nunca llegaremos al fondo. La Policía Metropolitana en el 2009 muestra cifras inaceptables: 133 homicidios, 1.006 lesiones personales, 2.494 hurtos, 220 vehículos robados, incautadas 783 armas de fuego y 28.883 armas blancas, con  3.088 delincuentes capturados, que continuarán casi todos en las calles por ser delitos excarcelables.

El grave incidente en el cual un ciudadano lanzó una granada desde un piso doce de las Torres del Parque Central frente al Museo de Arte Moderno, sí deberíamos catalogarlo como tocar fondo o la 'tapa' de la inseguridad, que debe llevarnos a la reflexión del peligro real que tenemos hoy todos los ciudadanos y obligarnos a tomar partido y a exigir a las autoridades decisiones concretas, que impidan que estos incidentes puedan repetirse.

Muchas preguntas nos hacemos sobre este absurdo hecho y sobre las circunstancias en que se realizó. Nadie entiende cómo cualquier ciudadano tiene acceso y en su condominio guarda este tipo de armas letales. Este hecho significó para varios ciudadanos un inminente peligro de perder la vida, además del destrozo de su patrimonio.

El problema es realmente dramático. Si revisamos las crónicas de los últimos meses encontramos que es común en Bucaramanga que los mendigos andes con puñales; los estudiantes de bachillerato con pistolas; los celadores informales con escopetas y en general, demasiados ciudadanos armados. Proporción mucho mayor al promedio nacional, siendo éste de los más altos del mundo. Es un verdadero y vergonzoso record Guiness.

La cultura de la muerte es nuestra tragedia nacional. Se cumplen 10 años del asesinato de Jaime Garzón; 20 años de Luis Carlos Galán;  14 de Alvaro Gómez Hurtado;  23 años de Guillermo Caño y  25 años de Rodrigo Lara, sólo para citar a los que más duro han sacudido al país y como lo afirmara Gómez Hurtado, todos ellos y miles más han sido crímenes del régimen, que ahora son llamados por el Fiscal saliente como Crímenes de Estado.

¿Qué pensaría Jaime Garzón si hoy observara un gobierno lleno de Godofredos Cínicos Caspas y los noticieros de televisión cada uno equipado con sus Indi de la Hoz?  La diferencia es que ahora, tanto al gobierno como los noticieros,  se los toman en serio. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad