miércoles 29 de octubre de 2008 - 10:00 AM

¿Inflación o producción?

Obviamente la disyuntiva no es escoger entre lo uno o lo otro; por eso no se puede pensar en acabar la inflación a costa de afectar la producción y eso es lo que pasa cuando se toman medidas meramente monetaristas,

como subir las tasas de interés para debilitar el consumo y buscar bajar la inflación, pero llevándose por delante la producción; pues intereses altos desestimulan el crecimiento de las empresas lo cual le mete freno a la economía y hay que pensar que volverla a activar no es tan fácil y rápido como el encendido de un carro.

El Banco de la República acaba de tomar la decisión de mantener las tasas de intervención en el 10% y bajar los encajes de los depósitos de los Bancos para inyectarle mas liquidez a la economía; o sea la teoría que si de algo hay bastante su precio baja, lo cual es válido para la operación básica de compra-venta: hay cosecha entonces compro barato y puedo vender a un precio mas bajo. Pero esto no ocurre de manera simple y directa cuando hay un proceso de producción de alguna complejidad; en estos procesos se requieren, casi que de forma permanente, recursos del crédito, el cual no baja de manera automática por disminuir el encaje, ya que las tasas vienen ligadas a captaciones y colocaciones ya efectuadas a mediano y largo plazo que en muchos casos son invariables.

Ante la difícil situación que se ve venir, las medidas a tomar tienen que ser mas estructurales y no de coyuntura: soltar una platica ahora, es ayudarle a los colombianos a comprar las luces para el arbolito de navidad; pero lo que hay que buscar es que no nos vayamos a quedar sin arbolito y sin pesebre.
Los productores necesitan tasas de interés bajas para poder producir a bajos costos, lo cual suena a verdad de Perogrullo; pero es que si no es así, no tienen nada que hacer ante una economía tan globalizada. Por eso tienen razón los Empresarios al pedir que les bajen las tasas para mantener la producción y por ende los empleos. Aunque parezca raro ni siquiera a los Bancos les convienen las tasas altas, pues disminuyen la colocación y aumenta el riesgo de su cartera.

Es claro que el Banco de la República tiene la obligación constitucional de controlar la inflación y que para ello dispone de toda la autonomía para tomar las medidas que considere pertinentes; pero hoy con las perspectivas que se están dando, hay que hablar menos de autonomías y mas de concertación y creer que, aunque un poco mas lento, es mas estructural bajar la inflación mejorando la producción para incrementar la oferta, que encarecer el dinero para disminuir la demanda. Lo primero genera bienestar lo segundo miseria. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad