sábado 23 de abril de 2022 - 12:00 AM

Insumos para los congresistas

Es importante que nuestros parlamentarios demanden de las instancias nacionales la debida atención a los problemas regionales y tengan la información que les permita sustentar los debates legislativos y de control político

A un mes largo de haber resultado elegidos siete senadores y siete representantes a la Cámara por Santander, diez de los cuales llegan por primera vez al Congreso, deben estar preparándose juiciosamente para realizar las gestiones necesarias y presentar los proyectos de ley, cuando así proceda, que ayudarán a resolver sentidas necesidades de su departamento.

La Fundación Participar ha identificado tres temas que considera prioritarios para Santander y ha reunido información que espera compartir con la bancada parlamentaria que tomará posesión el próximo 20 de julio. Son ellos Educación, Infraestructura y Salud.

Nada más importante que proveer a nuestros niños y jóvenes a una buena educación. El programa Bucaramanga Cómo Vamos ha señalado desde hace varios años las falencias del departamento y los municipios que se manifiestan en los indicadores de cobertura, eficiencia y calidad. De 100 estudiantes que ingresan a primero de primaria, solo se gradúan 56 en Bucaramanga y menos aún en Floridablanca, Piedecuesta y Girón. La eficiencia y la calidad empeoraron sustancialmente a raíz del cierre de las instituciones educativas durante la pandemia pues el número de estudiantes que desertó (especialmente en el sector no oficial) o que no aprobaron el año, aumentó dramáticamente.

Sobre la precariedad de nuestra infraestructura se ha escrito largamente en estas columnas. Es importante que nuestros parlamentarios demanden de las instancias nacionales la debida atención a los problemas regionales y tengan la información que les permita sustentar los debates legislativos y de control político. Y sobre todo, que las obras que deja aprobadas el Gobierno saliente tengan la adecuada ejecución.

En salud, el país ha tenido grandes avances en las últimas décadas al contar con un 98% de aseguramiento integral, pero hay debilidades como la dificultad de acceso a medicina especializada, la persistencia de dos regímenes de aseguramiento (contributivo y subsidiado), la falta de capacidad resolutiva en el nivel básico de atención, el bajo impacto de los programas de promoción y prevención y la falta de integración entre el aseguramiento y la atención.

Es de todo nuestro interés promover diálogos constructivos sobre estos temas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad