sábado 21 de febrero de 2009 - 10:00 AM

La Cárcel Modelo

El crecimiento metropolitano de las últimas décadas y los cambios en los modelos de organización, han hecho que buena parte de los servicios urbanos sean hoy inadecuados, insuficientes e ineficientes.

Pero sin duda, una de las peores vergüenzas es la vieja cárcel Modelo, edificación de más de cincuenta años ubicada en el corazón del barrio Campohermoso, en un predio de más de tres hectáreas (34.831 mts2). Terreno que debería liberarse para la renovación urbana de uno de los accesos más importantes a la meseta.

No es necesario comentar sobre la grave crisis de la Cárcel Modelo; los medios de comunicación con frecuencia muestran cómo su saturación, bajo presupuesto y falta de control, la han convertido en la mejor academia de posgrados del crimen organizado. Pero queremos referirnos  al impacto que ella tiene sobre los barrios residenciales aledaños y en general, sobre la ciudad.

El reciente fallo del Consejo de Estado que prohíbe las filas o las mal llamadas 'colas' que ocupan el espacio público, en el caso de nuestra cárcel Modelo, en los días de visita de presos  se ganaría  el primer puesto nacional en infligir esta norma. Si la cárcel Modelo de Bucaramanga fuera una entidad privada, ya haría muchos años que habría sido sellada por las autoridades por problemas sanitarios, funcionales, de manejo y de impacto urbano, entre otros.

Al reubicarse la vieja cárcel Modelo, los terrenos libres permitirían un proceso importante de renovación urbana, que complementaría las tres propuestas de la actual Administración Municipal, propuestas que han tenido apoyo de los gremios y entidades cívicas de la ciudad. Personalmente las veo como la mejor salida al actual caos urbano: La primera, en el sector de la Concordia, proyecto en colaboración estrecha con la Cámara de Comercio; el segundo, en el sector del Parque Centenario, con dos proyectos de gran impacto urbano como son el Centro Cultural del Oriente y el Teatro Santander y el tercero, menos conocido pero igualmente importante, en el barrio Gaitán, el sector nor occidental de la meseta.

El proyecto de La Modelo, que es responsabilidad del Gobierno Nacional, complementaría los planes de renovación urbana de la alcaldía. Nuestros congresistas deben buscar que en el plan de inversiones multimillonarias del INPEC, se invierta en la construcción de una nueva cárcel para desarrollarla en sectores periféricos y con modernas instalaciones, como se hizo hace una década con la penitenciaría de Palogordo y que los terrenos de Campohermoso tengan un mejor y más útil uso para la ciudad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad