miércoles 13 de marzo de 2019 - 12:00 AM

La disyuntiva ante el Glifosato

Hay que abonarle a la Corte Constitucional el que, en función de un eventual seguimiento de la sentencia proferida por ella en el año 2017, por medio de la cual se condicionó la fumigación aérea con glifosato para la eliminación de cultivos ilícitos, hubiese convocado a una audiencia para conocer oficialmente la opinión del Presidente de la República, de dos Expresidentes de la misma, así como de connotados estudiosos de la controversia suscitada en virtud del uso del referido herbicida, a efecto de enriquecer con fuentes autorizadas su nivel de información sobre el asunto, y a partir de ello explorar la posibilidad de reexaminar su decisión; cuyo ejercicio puede conducir a confirmar la aludida providencia o, por el contrario, habilitar el uso del glifosato en un nuevo contexto de condicionamientos, tendientes a preservar la salud humana y a mitigar sus impactos sobre el medio ambiente.

Es una formidable oportunidad para que la Corte demuestre, sin ambages, que su decisión no está signada por sesgo de índole alguna, sino que es la genuina expresión de sanos criterios respaldados en la ciencia y en perfecta consonancia con el interés nacional.

Es preciso reconocer que la problemática en examen está inmersa en un escenario caracterizado por una evidente disyuntiva: el uso del glifosato, teóricamente, podría estar vulnerando el principio de precaución en materia ambiental -la falta de certeza científica sobre la inexistencia del riesgo impide el desarrollo de un proyecto-, pero, a su turno, prohibir su uso ante la probada ineficacia de las soluciones utilizadas -erradicación manual y sustitución voluntaria de cultivos- significaría permanecer impasibles ante la cruda realidad que nos agobia. La Corte en su sabiduría está llamada a resolver el dilema planteado, formulando una alternativa que concilie la apremiante necesidad de combatir semejante flagelo, donde subyace la fuente de las grandes calamidades nacionales, pero sin desmedro de la salud del campesino y sin el deterioro de su entorno natural.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad