jueves 14 de mayo de 2009 - 10:00 AM

La gripe A H1N1

Estamos viviendo una nueva epidemia viral que se ha propagado de manera muy rápida por todo el mundo. Se originó en México y el huésped conocido era  el cerdo; se produjo el contagio a los seres humanos y luego con mucha facilidad el virus se transmitió y se transportó a otros países, inicialmente a los mas cercanos como Estados Unidos, Canadá, Costa Rica y llegó luego a otros continentes como Europa, Asia, Oceanía de tal forma que en la actualidad se constituye en una verdadera pandemia.

Los medios de comunicación han dado un amplio despliegue a la epidemia y parecería que se ha exagerado un poco; sin embargo, la aparición y confirmación de un nuevo virus que ataca a los seres humanos, el riesgo de muerte (aunque muy bajo) y el hecho de no conocer en forma precisa sus consecuencias, hacen que se justifique una abundante información sobre el problema y se extremen las medidas orientadas a evitar el  contagio, independiente de las implicaciones económicas que se puedan provocar.

Si el virus A H1N1 contribuye a modificar algunas de nuestras costumbres, obtendremos beneficios secundarios muy favorables como:
1. Lavado frecuente de las manos: la limpieza es indispensable y evita la transmisión de muchas enfermedades.
2. Evitar el saludo de manos, especialmente cuando se desempeñan algunas profesiones u oficios que conllevan un mayor riesgo de transmitir gérmenes de persona a persona. Dentro de las instituciones de salud (hospitales, clínicas),  se deberían acabar los saludos de mano y beso; mejor utilizar las inclinaciones de cabeza, al mejor estilo oriental.
3. Uso de tapabocas: sería deseable que la persona que se encuentre afectada por una gripa o resfriado se acostumbre a usar el tapabocas. El objetivo del tapabocas es evitar el contagio de los sanos o de personas que por alguna circunstancia individual tengan bajas sus defensas.
4. Aislamiento y cuidado en casa para aquellos que se encuentren cursando con algún episodio de infección respiratoria aguda. Evitar la asistencia a espectáculos masivos, reuniones de grupos y el uso de transporte público.
Definitivamente las medidas mas simples son las mas importantes pero a veces también son las mas difíciles de implementar debido a que implican modificar algunas de nuestras costumbres. Podemos convertir la amenaza del contagio en una oportunidad para poner en práctica medidas preventivas muy baratas, sencillas y efectivas. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad