sábado 03 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Fundación Participar

Más vale tarde que nunca

A comienzos del año 2020 la Fundación para la Participación Ciudadana PARTICIPAR le entregó al alcalde recién elegido Ingeniero Juan Carlos Cárdenas, una propuesta para la creación de un programa de Cultura Ciudadana de largo alcance, no limitado a la convivencia en el espacio público, que garantizaba la articulación de todos los planes y proyectos del Plan de Desarrollo Municipal 2020-2023. Dicho programa comprendía un principio basado en el respeto por lo público y la cultura de la legalidad, el respeto a las normas como fundamento de la convivencia y la promoción de la Cultura Ciudadana en un plan educativo que se ofrecería en todas las escuelas y colegios de la ciudad.

Lamentablemente el señor alcalde no atendió nuestra propuesta y ahora lanza un proyecto de Cultura Ciudadana que titula QUÉ PASA MANO para el próximo año. Aunque “más vale tarde que nunca” dudo mucho que se logre algo importante en tan corto tiempo y con tanto por hacer en la ciudad. Porque la verdad es que estamos convertidos en un verdadero caos no solo respecto a la desastrosa movilidad y a la peligrosa inseguridad.

Un amigo bumangués residente desde hace varios años en el exterior me visitó y me pidió que lo llevara a pasear por su Bucaramanga. Francamente me dio pesar lo que apreciamos: unas calles llenas de huecos, la avenida 15, las calles 34, 35 y 36, mejor dicho todo el centro, impresentable, y ni qué decir de barrios como Cabecera: las mercancías, como en el centro, botadas en el suelo sobre los andenes que ya son de su propiedad.

Si algo se hubiera podido hacer para conmemorar los 400 años que próximamente celebraremos, según me informaron, con un gran fiestón, habría sido por lo menos recuperar nuestros títulos: “¿la ciudad más cordial?” “¿la ciudad de los parques?” “¿la ciudad más limpia de Colombia?” “¿la ciudad bonita?” Pues hoy somos agresivos y violentos en vez de cordiales, los parques son antros de droga, las calles están invadidas no solo por vendedores ambulantes sino por atracadores y limosneros, y la ciudad está vergonzosamente sucia, insegura y fea.

Esperemos que la campaña que se inicia recupere por lo menos la cara de la ciudad.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad