sábado 22 de enero de 2022 - 12:00 AM

No miren arriba


La ficción se acerca mucho a la realidad: los intereses económicos no permiten que se tomen las medidas necesarias para frenar la catástrofe que se avecina.

No miren arriba”, comedia de humor negro con una gran nómina de actores, en la que uno no sabe si reír o llorar ante la realidad del mundo que allí nos muestran. Una presidenta de un país capitalista, en plena campaña para su reelección, preocupada por mantener en alto su popularidad. Al mismo tiempo protege al mayor donante de su campaña en sus intereses empresariales, mientras el mundo se prepara para ser destruido por un enorme asteroide.

El descubrimiento de la tragedia que se avecina es hecho por dos científicos de bajo perfil que no son oídos por la poderosa presidenta, teniendo que apelar al programa periodístico de más alto rating no precisamente por la seriedad de sus noticias sino por la frivolidad de los periodistas y el manejo de la audiencia. Mientras la tragedia universal se avecina, la jefe del gobierno más poderoso del mundo hace oídos sordos a las recomendaciones de los científicos y pone en marcha unas medidas impulsadas por el financiador de su campaña, que busca obtener unas cuantiosas ganancias, sin que les importe que el mundo va a ser destruido en muy pocos días. Ellos solo piensan en sus propios intereses económicos haciendo oídos sordos a los descubrimientos de la ciencia.

La ficción se acerca mucho a la realidad: los intereses económicos no permiten que se tomen las medidas necesarias para frenar la catástrofe que se avecina. En estos días por fortuna la Corte Constitucional le ha puesto una talanquera a la fumigación con glifosato exigiendo que se consulte a las comunidades indígenas que van a ser afectadas con la aspersión.

En Colombia también nos encontramos con políticos negacionistas que pretenden que la población haga lo del avestruz y desoigan los clamores de quienes nos anuncian que si no tomamos medidas urgentes para detener el cambio climático, nuestro planeta terminará extinguiéndose más pronto de lo que nos imaginamos. Apoyemos a quienes defiendan la naturaleza y

Miremos hacia arriba antes
de que el Fin del Mundo nos
sorprenda.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad