sábado 20 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Proceso esperanzador

Escuchar este artículo

Después de un año de sufrimiento e incertidumbre mundial, se inició la vacunación en Colombia. En contra de las aves de mal agüero que vaticinaban que el Gobierno no era capaz de cumplir su promesa de empezar a vacunar el 20 de febrero, tres días antes de esta fecha, médicos y enfermeras Inyectaron las primeras dosis por ellos mismos llamadas “las inyecciones de la esperanza”, primeras vacunas aplicadas a mujeres enfermeras y auxiliares enviando un claro mensaje de reconocimiento y equidad.

Este no es un programa de demagogia polítiquera sino un propósito de país. Para mi gusto hubiera preferido menos fotos aplicando las primeras vacunas, pero eso también era indispensable para que los incrédulos pudieran apreciar el comienzo de un proceso que empezó a diseñarse desde junio de 2020 con miras a lograr vacunar el 70% de los colombianos en un año, tarea monumental que implicaba, entre otras, contactar laboratorios establecer convenios, conseguir recursos, importar insumos, equipos y material científico, capacitar personal idóneo para varios fines, definir prioridades siempre con criterios patrióticos y de equidad. O sea todo un gigantesco plan en el que participaron autoridades científicas y académicas nacionales e internacionales.

Lo anterior no implica que a lo largo de un proceso tan complejo como el que comienza, no puedan encontrarse dificultades; pero, que antes de empezar semejante tarea, se le critique de múltiples maneras, especialmente en las REDES es, además de injusto, bastante irresponsable y poco solidario. Parece que el movimiento anti-vacuna que existe desde antes del Covid-19 ha desplegado sus argumentos para que la gente no se vacune. De ahí surgen, creo yo, los resultados de la última encuesta Pulso Social del DANE en donde ha disminuido la gente que cree vacunarse en el AMB (62% en septiembre y 49% en diciembre). Sin embargo esto contradice otro dato de dicha encuesta que encuentra un inmenso ascenso en la confiabilidad de Bucaramanga en los científicos, desde septiembre a diciembre de un 62% a un 78%, lo cual debería aprovecharse para promover con ellos las verdades sobre la vacuna.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad