sábado 22 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Fundación Participar

Recordar es vivir

Quienes en los años sesenta y setenta conocimos y cantamos las canciones de Gonzalo Navas o Pablus Gallinazo, disfrutamos de verdad la película- documental que sobre su vida, se estrenó recientemente en el país en las salas de Cine Colombia.

Sin considerarme, de ninguna manera, experta en el arte cinematográfico aunque sí bastante aficionada a este género del arte, creo que se trata de un magnífico trabajo: desde su guión hasta su desarrollo final; la fotografía, la música, todo por lo cual hay que felicitar a su director Alberto Gómez Peña, a su realizador Dago García, a sus actores, empezando por Pablus con su sencillez comunicativa, así como a su esposa Tita Pulido y al hijo de Pablus, Eneas Navas; todos hacen muy buen papel y el tiempo se le pasa a uno sin darse cuenta pues se goza con la nostalgia de una época que ya no es y con las canciones que siempre serán.

Esta película-documental retrata a Pablus, más que como una figura nadaísta, como un ser de grandes valores humanos, excelente esposo y padre, y más que músico un poeta que en casi todas sus canciones- protesta pide justicia para un pueblo con hambre y sin trabajo. Además de un homenaje a Pablus, me parece que se trata de un reconocimiento a su canción “estrella” Una Flor para Mascar, la que al final de la película, con la inclusión de diferentes instrumentos musicales y con la participación de Andrea Echeverri, logra un arreglo musical maravilloso.

Afortunadamente numerosos santandereanos tuvimos la oportunidad de verla y gozarla en Cine Colombia del Centro Comercial Cacique, donde se exhibió durante varias semanas, lo cual no es común para este tipo de producciones y además contradice el dicho de que “nadie es profeta en su tierra”.

Ojalá se logre difundir por otras plataformas para hacerla llegar a muchos públicos que no tuvieron la oportunidad de verla en pantalla gigante.

De todas formas vale la pena agradecer a quienes creyeron en la calidad de una película local con una historia coloquial inolvidable.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad